rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Iglesia papa Francisco Pedofilia

Publicado el • Modificado el

Pedofilia en la Iglesia: el papa encara varios frentes explosivos

media
El papa rezando por las víctimas de agresiones sexuales cometidas por miembros del clero, en la Catedral de St Mary's, Dublín, 25 agosto de 2018. REUTERS/Stefano Rellandini

Francisco se reunió con la cúpula de la Iglesia católica de Estados Unidos, que pide respuestas sobre la nueva ola de denuncias de abusos sexuales. La Iglesia católica alemana se declaró ‘avergonzada’ tras revelaciones de que miles de niños sufrieron abusos sexuales a manos de sacerdotes entre 1946 y 2014.


El Sumo Pontífice recibió al presidente de la conferencia episcopal estadounidense, el cardenal Daniel DiNardo, a su vicepresidente, el arzobispo José Horacio Gómez y al secretario general, el obispo Brian Bransfield. Estuvieron acompañados por el arzobispo de Boston, Sean O'Malley, presidente de la Comisión pontificia para la protección de menores, consejero cercano de Francisco.

“Hemos compartido con el papa Francisco nuestra situación en Estados Unidos, (donde...) el cuerpo de Cristo fue lacerado por el mal de los abusos sexuales”, indicó en un comunicado posterior el cardenal DiNardo

Una encuesta divulgada el miércoles por la cadena de televisión estadounidense CNN revela una disminución de la popularidad del papa en Estados Unidos. Sólo la mitad de los estadounidenses (48%) lo avala, contra un 72% en 2013, primer año de su pontificado.

La publicación en agosto de un informe sobre agresiones sexuales relacionadas con clérigos católicos en Pensilvania, se sumó a la dimisión en julio del cardenal Theodore McCarrick, acusado de abusos sexuales en el pasado a un joven 16 años, lo que ha sacudido a toda la Iglesia estadounidense, revelando de paso profundas divisiones políticas entre los obispos.

Entonces, un exembajador de la Santa Sede, monseñor Carlo Vigano, incluso llegó a pedir la renuncia del papa a fines de agosto, acusándolo de haber encubierto al obispo McCarrick durante cinco años, en tanto este exarzobispo de Washington fue presentado por diplomáticos como un temible depredador homosexual de seminaristas y sacerdotes.

Monseñor Vigano también acusa a Francisco de haber ignorado las sanciones (aparentemente bastante confidenciales) contra McCarrick por parte de su antecesor, Benedicto XVI.

El “11S de la Iglesia”

El abuso sexual a menores cometido por clérigos es “el 11 de Septiembre” de la Iglesia, señaló el martes monseñor Georg Gänswein, secretario privado del papa emérito Benedicto XVI, refiriéndose a tantas víctimas “heridas tan gravemente y fatalmente”.

A finales de agosto, el cardenal Daniel DiNardo, arzobispo de Galveston-Houston, había expresado su deseo de reunirse con el Papa para presentarle un “plan de acción” elaborado por los obispos estadounidenses para “facilitar la denuncia de abusos o mala conducta por parte de los” mismos.

El martes, un sacerdote de su arquidiócesis de Galveston-Houston fue detenido tras ser acusado en agosto de abusos sexuales por un hombre de 36 años, cuando éste era estudiante de secundaria, entre 1998 y 2001.

En un comunicado, la arquidiócesis también hace referencia al caso de una joven que acusó al sacerdote de realizarle tocamientos en 2001. Sus padres finalmente no lo denunciaron y tras una investigación interna el sacerdote reanudó sus funciones en 2004.

Francisco también aceptó este jueves la renuncia de un obispo estadounidense, monseñor Michael Bransfield, acusado de “acoso sexual a adultos”, según un comunicado de su diócesis. Es primo de monseñor Brian Bransfield, recibido esta jornada en el Vaticano.

En Estados Unidos, un grupo de 5.000 directores de empresas católicos bloquearon 820.000 dólares de contribuciones anuales a la Santa Sede, a la espera de aclaraciones.

El papa acaba de convocar a una reunión sin precedentes de los presidentes de conferencias episcopales del mundo, entre el 21 y 24 de febrero de 2019, para abordar el tema de “la protección de menores”.

Desde hace meses, el papa Francisco se enfrenta a una crisis sin precedentes por las continuas revelaciones de escándalos de abusos sexuales, en varios países, en particular Australia, Chile y Estados Unidos.

Alemania

Como si fuera poco, el miércoles la prensa alemana reveló un informe sobre miles de abusos sexuales a menores, silenciados durante décadas.

La Conferencia episcopal alemana reconoció que se sentía "consternada y avergonzada" tras la filtración de un estudio que revela que miles de niños abusos sexuales a manos de sacerdotes entre 1946 y 2014.

"Somos conscientes de la amplitud de los abusos sexuales que demuestra el estudio. Nos sentimos consternados y avergonzados por ello", declaró el obispo Stephan Ackermann en nombre de la Conferencia episcopal.

Al menos 3.677 niños, en su mayoría varones menores de 13 años, fueron víctimas de abusos sexuales por parte de 1.670 clérigos, revelaron los semanarios Spiegel y Die Zeit.

Según el informe, durante décadas la Iglesia ha “destruido o manipulado” numerosos documentos vinculados a los sospechosos, y ha “minimizado” la gravedad y la amplitud de los hechos.

Chile

La justicia chilena inició este jueves el allanamiento simultáneo en cuatro obispados del centro y sur del país, en busca de información sobre las denuncias de abusos sexuales y encubrimiento que golpean al clero del país sudamericano.

Los allanamientos a recintos religiosos se han repetido en los últimos meses, en especial en Santiago, nutriendo con información las 119 causas abiertas por casos de abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica.

"Por instrucción del fiscal regional de O'Higgins Emiliano Arias, que investiga causas de abuso sexual en la Iglesia, se realizan allanamientos a los obispados de Valparaíso, Chillán, Concepción y Osorno", dijo a la AFP una fuente de la Fiscalía chilena.

El fiscal Arias lleva entre otros el caso del sacerdote Óscar Muñoz -exmano derecha del arzobispo de Santiago Ricardo Ezzati- que cumple prisión preventiva por abuso de al menos siete menores.

La documentación obtenida busca comprobar si existió o no omisión por parte de obispos en denuncias de abusos sexuales.

La catarata de denuncias de casos de pederastia y abusos mantienen en vilo a la Iglesia chilena y los recintos judiciales se han colmado de religiosos que declaran en calidad de testigos, imputados o acusados de estos delitos.