rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Salvini: “Los inmigrantes no son más bienvenidos a Italia”

Por Angélica Pérez

El hombre fuerte de Italia, Matteo Salvini,  promete acabar con la llegada de inmigrantes. El líder de la extrema derecha y nuevo ministro del interior escogió un puerto de Sicilia para reforzar la política xenófoba de la coalición del gobierno populista que acaba de entrar en funciones.

Una vez investido como Vice primer ministro italiano y encargado de la cartera del Interior del gobierno de coalición, el líder de la extrema derecha emprendió el domingo una gira política por Sicilia, la “frontera de Italia” como él  llama a la isla debido al alto número de inmigrantes que allí desembarcan.

Una visita con una fuerte carga simbólica: los 158 inmigrantes salvados el viernes a lo largo de las costas libias fueron trasladados al puerto siciliano de Pozzolo. Allí estaba Salvini, dos días después, martillando su programa: gran recorte del presupuesto para la acogida de inmigrantes, aceleración de la expulsiones y cambios en los tratados europeos con la perspectiva de repartir de manera más equilibrada los solicitantes de asilo entre los países miembros.

Pocas horas antes de llegar a Pozzolo, el líder de la Liga italiana de extrema derecha en el gobierno había dejado en claro su mensaje a los inmigrantes: “Se les acabó la buena vida. Prepárense para hacer sus maletas. Prepárense para hacerlo de manera respetuosa, serena, pacífica y tranquila”. Una especie de ultimatum a tono con su promesa de campaña electoral: la expulsión de 500 mil migrantes clandestinos del país.

El periodista político y ex diputado del Partido Democrático, Andrea Sarubbi, advierte sobre los riesgos que implicarían las políticas extremas del Movimiento 5 Estrellas y la Liga de cara a la legalidad de la Unión Europea, U.E. “Si la coalición de gobierno va a establecer un límite de 18 meses para los procesos de solicitud de asilo, si va a detener a los inmigrante irregulares. O si va a deportar, como dicen, medio millón de personas a su país de origen; la mayoría de estas medidas violarían las leyes de la Unión Europea”.

Sarubbi explica que el hecho de que, en virtud del tratado de Dublín sobre la política migratoria de la UE, Italia y Grecia cargan solos con la responsabilidad de recibir y asumir el flujo migratorio que llega a Europa. “Eso se ha convertido en un gran problema para Italia. Los sentimos todos, los de izquierda que quieren ayudar y los de derecha que no les quieren ver ni en pintura”.

Si bien el nuevo gobierno de corte populista y xenófobo mantendrá  levantada el asta de la bandera anti inmigrantes, lo más seguro es que a nivel del bloque el tema de migración no experimente grandes cambios. “Italia va a plantar cara a Europa en cuanto a la migración” dice el politólogo pero aclara que a juzgar por la composición del nuevo gabinete aprobado por el presidente Matarella "las relaciones a nivel diplomático con Bruselas y el resto de sus socios no va a cambiar mucho".

Salvini, el hombre fuerte de Italia

El gobierno de Italia investido el viernes tras ser “bendecido” por el jefe de Estado, Sergio Matarella, tiene un jefe: Matteo Salvini, el ldier d la Liga de extrema derecha. “Salvini es el hombre fuerte de Italia porque se encarga del ministerio del Interior y Seguridad y tiene a su hombre de confianza, Giancarlo Giorgetti, como Secretario de Estado para la Presidencia del Consejo de Ministros, cargo clave en el gobierno italiano” afirma Sarubbi.

En opinión del analista “Conti es un hombre bastante débil y desconocido en la opinión pública hasta hace muy poco excepto entre sus estudiantes de Palermo” y agrega, además, que el nuevo Primer ministro quedó desprestigiado tras el reciente escándalo a causa de su currículo inflado.

La gestión de Conti estará acotada por dos Vice ministros: los dos líderes de la coalición de gobierno. De un lado, Salvini y de otro Matteo Di Maio, el jefe del Movimiento 5 Estrellas. “Detrás del  5 Estrellas se mueve una maquinaria  increíble de comunicación dirigida por una compañía privada que está en Milano. Para ellos lo más importante es el Brand. Hoy es Di Maio, mañana será otro u otro. Así que Salvini es el hombre fuerte de Italia y Di Maio el brand del 5 Estrellas”

En el ajedrez del nuevo gobierno italiano xenófobo y eurófobo, el margen de maniobra del presidente Matarella, un político de centro izquierda será defender la Constitución. Un papel que el jefe de estado jugó a cabalidad al rechazar a un enemigo del euro en la primera propuesta de gabinete que la coalición gubernamental presentó.

“Mattarella es el Jefe de Estado y va a proteger la relación entre Italia Y Europa” opina Sarubbi.  “No creo que pueda hacer algo desde el punto político, sobre todo porque el centro izquierda de Italia esta agonizante”, concluye el analista

El legado de 15 años de Erdogan polariza a una sociedad llamada a las urnas