rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Air France KLM con las alas rotas

Por Angélica Pérez

Los trabajadores de la compañia aérea franco holandesa cumplieron el martes quince días de huelga intermitente. El presidente de la empresa aérea renunció tras el fracaso de su plan para superar la crisis. Air France KLM cae en picada y el Estado francés, principal accionario de la empresa, no le ayudará a que levante el vuelo.

Huelga de trabajadores, renuncia de su presidente, caída de las acciones en bolsa,  AIR FRANCE KLM, la cuarta compañía aérea del mundo, tiene las alas medio rotas.

Para salir de la crisis, el presidente de la compañía aérea, Jean-Marc Janaillac, propuso a los trabajadores un plan alternativo al pliego de reivindicaciones de los sindicatos. Y convencido de que obtendría el respaldo de la mayoría de los asalariados en el referendo, puso su cargo en juego en caso de salir derrotado en la consulta.

Fue un disparo a sus propios pies. La intuición le falló al presidente de Air France KLM, pues a diferencia de la huelga –que ha contado con una escasa participación durante los dos meses y medio de convocada- el referendo movilizó a un 80% de los trabajadores de la compañia y, de ellos, 55% dijo No al plan de la dirección.

Cumpliendo su palabra, Janaillac renunció el viernes pasado a la dirección de Air France KlM. Al dejar la presidencia de la compañía, juzgó la estrategia económica de los sindicatos como “suicida”: "Esto es muy lamentable... lo único que hace es satisfacer a la competencia. Debilitar nuestras alianzas y desorientar a nuestros equipos".

 El “low cost”, una amenaza mortal

Janaillac se retira tras pilotear durante dos años al gigante aéreo franco holandés enfrentando en el cielo aéreo la feroz competencia de las compañías del Golfo y las de bajo costo, además de los otros pesos pesados europeos como British Airwais, Lufthansa o Iberia. Solo en el primer trimestre de este 2018, las pérdidas de la Air France KLM se elevaron a 178 millones de euros.

Según el experto en aeronáutica Javier Taibo, en la actualidad los ingresos de titanes como Air France KLM no compensan los altos costes. Para descargar sus pesadas y costosas estructuras salariales se exige una restructuración del estilo de las llevadas a cabo por otras grandes compañías aéreas, afirma el especialista y agrega que “Si Air France quiere abrirse a la competitividad, debe tomar medidas drásticas de reestructuración como la reducción de plantillas o la disminución de salarios”.

Pero los sindicatos de la empresa, liderados por los pilotos, piensan lo contrario dados los beneficios de la empresa en 2017: 1.400 millones de euros. Para ellos, Air France KLM se encuentra más en vía de resurrección que en fase terminal y, tras seis años de sueldos congelados, reclaman un aumento salarial del 5,1 % para este año.

La contrapropuesta de la dirección, rechazada en el referendo interno, planteaba un alza salarial del 1% en 2018 y de 5%, para los tres años siguientes condicionados a los beneficios obtenidos durante este período.

Los niños consentidos de Air France

Si bien el 55% de trabajadores dijo NO a la oferta de la dirección, 45% la apoyó. Posible división gremial?

Algunos consideran que las prerrogativas de los pilotos, niños consentidos de la compañía, son muy altas respecto al resto de los asalariados y que ello se ha convertido en el nudo gordiano de la negociación con las directivas. Lo cierto es que los pilotos son los interlocutores inamovibles de parte de los asalariados.

Tras la renuncia del presidente de Air France KLM, el ministro de economía y finanzas francés, Bruno Le Maire, aseguró que la demanda de los sindicatos no es justificable teniendo en cuenta, por un lado el salario que recibe un piloto de la compañía: más de diez mil euros por mes y, de otra parte, el peligro en el que se encuentra la empresa.

Los sindicatos de la compañía desmintieron de inmediato los porpositos del ministro Le Maire. "El verdadero peligro de Air France desde hace años es que estamos frente a una dirección que se niega a dialogar. El Estado francés no ha hecho lo que debía por Air France y ahora dice ay, tal vez nos va tocar intervenir! ", afirmó El presidente del sindicato de pilotos de Air France, Grégoire Aplincourt.

Pero el Estado francés, primer accionario de Air France KLM con un 14% del capital, no está dispuesto a intervenir.  

"El Estado no saldrá al rescate de Air France y a absorber las pérdidas de una empresa que no ha hecho los esfuerzos de competitividad necesarios. Espero que se imponga la razón. Que cada uno asuma sus responsabilidades y tome conciencia de que lo  que está en juego es la sobrevivencia de Air France: una compañía que es insignia nacional.  Espero que se restablezca el diálogo social para que Air France pueda levantarse".

Las palabras del titular de la cartera económica de Francia, Bruno Le Maire, no dejan lugar a dudas. El Estado francés no intervendrá para salvar a la empresa aérea, la misma que nacionalizó al salir de la Segunda Guerra Mundial cuando la economía del país estaba en ruinas.

 

Entrevistado :

Javier Taibo, experto en aeronáutica presidente del grupo editorial Edefa

Armenia: Pachinián asegura tener apoyo del oficialismo y pide acabar protestas