rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

En Chechenia, la homofobia es 'devastadora', denuncia HRW

Por Raphael Morán

Secuestros, detenciones ilegales, tortura, linchamientos: los testimonios de varios hombres homosexuales que lograron escaparse de Chechenia son escalofriantes.

Desde que el periódico ruso de oposicion Novaia Gazeta alertó a principios de abril sobre la persecución que padecen lo gays en esta república de la federación de Rusia, varios medios internacionales recogieron testimonios que dan cuenta de esta violencia.

Tanya Lokshyna es responsable de la ONG de defensa de los DD.HH. Human Rights Watch en Rusia, califica de “devastadora” la situación de los gays en la República de Chechenia. “A finales de febrero, las autoridades locales lanzaron lo que puede ser calificado de purga anti gay. Decenas y decenas de homosexuales fueron detenidos por oficiales locales de seguridad que los llevaron a centros de detención extralegales. Ahí fueron obligados a proveer información sobre otros hombres homosexuales.”

Cerca de 100 personas detenidas

En total, Lokchyna estima que “alrededor de 100 personas fueron detenidas y torturadas de febrero a abril. Algunos de ellos lograron escaparse a Rusia, otros están en Europa, pero la situación es muy tensa. Los que permanecen en territorio ruso no están a salvo en absoluto. Las autoridades locales alientan a las familias de los homosexuales a cometer crímenes de honor. En Chechenia la homofobia es intensa.”

En Chechenia, la homosexualidad no está penalizada pero sigue siendo un tabú. Ante la ola de indignación internacional, el presidente de Chechenia Ramzán Kadýrov negó la existencia de campos de tortura." No hay gays en Chechenia" dijo para justificarse. A su vez, el presidente ruso Vladimir Putin llamó a su gobierno a apoyar la investigación de la fiscalía rusa sobre la persecución anti gay. Pero la realidad es distinta: La semana pasada, cinco activistas de defensa de la diversidad sexual fuern detenidos en Moscú cerca de la fiscalía mientras intentaban entregar una petición para reclamar una verdadera investigación.

Denuncia ante instancias internacionales

Ante la ausencia de resultados concretos, tres ONG francesas de lucha contra la homofobia Mousse, Stop Homophobie y Comité Idaho presentaron una demanda judicial contra Kadyrov, en la Corte penal internacional, por genocidio contra los homosexuales.

Etienne Deshoulières, abogado de las tres ONG, justifica de la siguiente manera la demanda ante las instancias internacionales: “Son las autoridades públicas chechenas, bajo el mando del presidente Ramzán Kadýrov que organizan campos de tortura, a veces hasta la muerte, son humillaciones cometidas por el estado mismo, y vemos que en Moscú y San Petersburgo, activistas LGBT se manifestaron para que se reconocerán los hechos cometidos en Chechenia, pero fueron detenidos.”

El abogado francés reconoce que hay una investigación abierta por la justicia rusa. “Pero es extremadamente improbable que esta investigación se lleve a cabo porque la persona encargada de ella (Tatiana Moshkalkova, comisionada de derechos humanos en el Kremlin), considera que solo son rumores, que la orientación sexuales de los LGBT es ‘no tradicional’, e indicó que no quiere que se desarrolle la homosexualidad en Rusia”, detalla Deshoulières, en entrevista con Radio Francia Internacional.
Y agrega: “Todo eso nos lleva a pensar que será una investigación por conveniencia y que Rusia no investigara realmente en Chechenia, por esa razón, la CPI puede ser solicitada.”

Huyen de la polícia y de sus familias

La fiscalía rusa que abrió una investigación afirma no haber recibido ninguna queja de víctimas. Según Human Rights watch, esta ausencia de denuncia se debe al temor de las vctimas de exponerse a que sus familias se enteren de su orientación sexual.

Según varios testimonios anónimos recogidos por ONGs, los homosexuales perseguidos huyen también de sus propios parientes, por temor a ser víctimas de los llamados crímenes de honor, una práctica aun en vigor en Chechenia.

Human Rights Watch afirma que solo las organizaciones internacionales tienen la capacidad de mantener la presión sobre los gobiernos ruso y checheno para que cese esta persecución.