rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Salud y bienestar
rss itunes

Comer bien puede prevenir la depresión

Por Ivonne Sánchez

Mejorar la alimentación podría reducir hasta en un 33 % el riesgo de sufrir una depresión. Varios estudios confirman esta pista cada vez más observada por los especialistas. Un estudio comparativo analizó los datos de 36 mil personas y llegaron a demostrar que la adopción de una dieta mediterránea está asociada con una disminución de la depresión.

Para escuchar el programa hacer click sobre la imagen principal

La depresión afecta a más de 300 millones de personas en el mundo. Pero lo que pudiera parecer una fatalidad podría ser prevenida, por lo menos en una tercera parte, adoptando un régimen saludable.

Basándose en varios estudios que en su conjunto abarcan los datos de 36 mil adultos, entre ellos, el estudio pionero SUN (Seguimiento Universitario de Navarra), investigadores del INSERM (Instituto Nacional francés de la Salud y de la Investigación Médica) y de la Universidad de Montpellier, observaron que una dieta mediterránea, esto es, un régimen rico en frutas y verduras, pescados y cereales, podría ayudar a prevenir la depresión hasta en un 33 %.

Los resultados fueron publicados en la revista Molecular Psychiatry.

La dieta mediterránea: vegetales, legumbres, nueces, pescado y aceite de oliva. Flickr/ Creative Commons

El estudio SUN

Uno de los estudios más importantes analizados y que fueron pioneros en seguir esta pista alimentación / depresión, es el llamado estudio SUN, Seguimiento Universitario de Navarra, iniciado por Almudena Sánchez Villegas, actualmente catedrática de medicina preventiva y salud pública de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria.

El conjunto de estudios analizados por investigadores del INSERM señala que un régimen alimentario pro inflamatorio, es decir rico en ácidos grasos saturados, azúcar y productos refinados está asociado a un riesgo más elevado de sufrir una depresión. La razón es que la inflamación crónica producida por este tipo de alimentación podría estar relacionada con los trastornos depresivos.

Estos estudios confirman la hipótesis que afirma que si se evitan estos alimentos pro infamatorios y se sustituyen por alimentos anti inflamatorios, se puede prevenir la depresión hasta en un 33 por ciento.

La microbiota intestinal, otro elemento clave

Otros estudios analizados por el INSERM demostraron también la importancia del régimen alimenticio para el buen funcionamiento y la composición de la microbiota intestinal y su nexo entre los intestinos y el cerebro. Esta relación tendría también un rol clave en las manifestaciones depresivas.

Ahora faltan estudios clínicos suplementarios para evaluar el impacto que tendría la adopción de un régimen mediterráneo o anti inflamatorio una vez que los síntomas depresivos han aparecido.

Entrevistadas: Camille Lassale, epidemióloga de la UCL, University College London y Almudena Sánchez Villegas, catedrática de medicina preventiva y salud pública en la Universidad de las Palmas de Gran Canaria.