rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Salud y bienestar
rss itunes

El desarrollo embrionario y la presión mecánica

Por Ivonne Sánchez

Durante mucho tiempo se pensó que un embrión se desarrolla siguiendo un programa de construcción pre establecido por los genes. Una investigación del INSERM muestra que este proceso es mucho más complejo y que también influye la presión mecánica de los tejidos en formación, y esto gracias a una molécula mecano sensible, la β-catenina, Beta catenina.

Para escuchar el programa hacer click en la imagen principal

Una investigación en embriones de la mosca drosophila, o mosca del vinagre, ha aportado nueva información sobre el desarrollo embrionario.

Si bien siempre se ha pensado que un embrión se desarrolla según un programa predefinido por la expresión genética, también la presión mecánica y el movimiento ejercen una influencia en este desarrollo.

Una información que puede ser muy valiosa no sólo para comprender mejor el desarrollo embrionario pero también para la formación de tumores y cómo combatirlos.

Para recordar, en las primeras etapas del desarrollo de un embrión, hay tres capas germinales, el ectodermo, el endodermo y el mesodermo.

Del ectodermo se formará el sistema nervioso y la piel, del endodermo el sistema digestivo y de la tercera capa, el mesodermo, saldrán los órganos internos y los músculos.

Esta investigación, centrada en el mesodermo, fue llevada a cabo en el Instituto Curie del INSERM, el Instituto Nacional francés de la Salud y de la Investigación Médica, por el equipo dirigido por Emmanuel Farge.

El desarrollo embrionario tiene varias etapas relacionadas con el movimiento y esta investigación permitió identificar una molécula sensible al movimiento, la β-catenina, beta catenina.

Esta proteína, la beta catenina, al descubrirse su mecano sensibilidad, tiene un rol importante no sólo en el desarrollo embrionario y tumoral, pero también en el origen de la vida, hace millones de años y en la aparición de organismos más complejos.

Entrevistada: La bióloga Elena Fernández Sánchez, investigadora del INSERM (Instituto Nacional francés de la Salud y de la Investigación Médica).

La miastenia gravis: una enfermedad que puede confundirse con el envejecimiento

Una campaña para no dejar a nadie fuera en la lucha contra el sida y el VIH