rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

salud Europa

Publicado el • Modificado el

Alerta por brote europeo de sarampión

media
Células infectadas por el virus del sarampión. CDC/ Dr. Edwin P. Ewing, Jr.

La Organización Mundial de la Salud registró más de 41.000 casos de sarampión en Europa en los seis primeros meses de 2018, es decir casi el doble de la totalidad del año 2017.


De los contagiados, al menos 37 murieron, según los datos proporcionados por la OMS que constata un aumento de los casos de sarampión en Europa en 2018. El fenómeno afecta países ubicados en la parte oriental (Rusia, Georgia, Serbia) y occidental del continente (Grecia, Italia y Francia), pero Ucrania concentra más de la mitad de los casos.

El sarampión, prevenible con vacunas, es una enfermedad con un alto nivel de contagio, que se transmite por el aire o a través del trato directo con un afectado.

Debido a sus primeros síntomas, no se suele considerar como una enfermedad peligrosa: fiebre, cansancio, tos, erupciones cutáneas. Sin embargo, se puede volver muy grave cuando surgen complicaciones como encefalitis, infecciones respiratorias, ceguera. Son más frecuentes en menores de cinco años y en mayores de treinta, y pueden llevar al fallecimiento del paciente.

Según la OMS, en 1980 –antes de que se generalizara el uso de la vacuna–, esta enfermedad causaba cerca de 2,6 millones de muertes al año. Se avanzó mucho en su erradicación de 1990 a 2008, pero a partir de entonces se han declarado brotes en todo el mundo.

En 2015, la OMS lanzó un plan europeo de vacunas 2015-2020 para eliminar el sarampión y la rubéola. A nivel europeo, la protección media pasó de 88% en 2016 a 90% en 2017, pero la agencia recomienda pasar al 95% para garantizar la inmunidad óptima de una población.

En Francia, desde el primero de enero, once vacunas son obligatorias, incluyendo ésta. Una medida muy polémica entre los padres, que tienen miedo a los efectos secundarios.