rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Salud y bienestar
rss itunes

La exposición nocturna a la luz azul de los leds puede provocar cáncer de mama y de próstata

Por Ivonne Sánchez

Un estudio hecho en Madrid y Barcelona revela una asociación entre niveles elevados de exposición a la luz azul durante la noche y un mayor riesgo de padecer cáncer de mama y de próstata. Esta luz es sobre todo emitida por luminarias leds que emiten una luz demasiado blanca. La melatonina es la hormona afectada por este hecho.

PARA ESCUCHAR HAGA CLICK EN LA IMAGEN PRINCIPAL

Un estudio realizado por un equipo internacional del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), con el apoyo de la Fundación Bancaria “la Caixa”, ha observado una asociación entre niveles elevados de exposición a la luz azul durante la noche y un mayor riesgo de padecer cáncer de mama y de próstata.

La luz azul es aquella que emite la mayoría de las luces LED de tipo “blanco” y muchas pantallas de tabletas y teléfonos móviles. Pero el estudio se enfocó sobre todo en el impacto que tiene el alumbrado público nocturno y la incidencia de cáncer de mama y de próstata.

En los últimos años, la iluminación en las ciudades ha sido cambiada por luces LEDS, de tipo blanco, por razones económicas ya que éstas son más rendidoras y se ha escogido el blanco ya que da la impresión de una mayor seguridad.

Pero esta luz blanca durante la noche perturba la producción de la hormona de la melatonina, relacionada con el ciclo del sueño.

Existen evidencias sobre la relación entre el trabajo nocturno expuesto a la luz artificial, que implica disrupción del ciclo circadiano y los cánceres de mama y de próstata. Pero nunca se había estudiado la incidencia de la luz azul nocturna en los habitantes de una ciudad.

Imagen nocturna de Barcelona desde la Estación Espacial Internacional, el 18 de abril de 2013. Hora: 22:10:46 GMT (hora local 00:10:46). ISGlobal / ISS

Este nuevo estudio busca averiguar si la exposición a la luz durante la noche en las ciudades puede tener alguna influencia en la aparición de estos dos tipos de cáncer. Los estudios revelaron que los participantes expuestos a niveles más altos de luz azul tuvieron entre 1,5 y 2 veces más riesgo de sufrir cáncer de mama y de próstata, comparado con la población menos expuesta.

Los resultados de este estudio se dieron a conocer en la revista Environmental Health Perspectives.

Imagen nocturna de Madrid desde la Estación Espacial Internacional, 12 de febrero de 2012. Hora: 02:22:46 GMT (hora local 03:22:46). ISGLobal / ISS

Los investigadores van a seguir estudiando este fenómeno y por el momento el ISGlobal recomienda protegerse de la luz nocturna externa con cortinas o persianas para que al dormir no penetre en las habitaciones este tipo de luz.

Y al interior de las casas, privilegiar la iluminación de tipo “cálida”. Con respecto a las tabletas y teléfonos móviles, buscar cambiar el tipo de iluminación también. Ya muchos artefactos tienen esta opción.

Entrevistada: Ariadna García, investigadora del Instituto de Salud Global de Barcelona.

La miastenia gravis: una enfermedad que puede confundirse con el envejecimiento

Una campaña para no dejar a nadie fuera en la lucha contra el sida y el VIH

Investigación sobre la ELA arroja nueva luz sobre esta enfermedad que padeció Stephen Hawking