rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

El agua potable contiene fibras de plástico

Por Lucía Valentín

El agua que bebemos lleva fibras de plástico: es el resultado de un estudio científico coordinado desde la Universidad Estatal de Nueva York para la ONG Orb Media.

Imagínense ese momento en el que, sedientos, se sirven un gran vaso de agua. Del grifo o de botella, confían totalmente en ese líquido translúcido. Sepan que probablemente con su agua estarán tomando también una buena ración de plástico. Es lo que revela un estudio realizado para la ONG informativa Orb Media y coordinado desde la Universidad Estatal de Nueva York.

Entrevista con la científica química Sherri Mason, directora de este estudio.

RFI: ¿Cuáles fueron los resultados del estudio? ¿Había alguna diferencia entre el agua potable de los países desarrollados y los que están en desarrollo?

Sherri Mason: "No, no hay en efecto ninguna diferencia. En este estudio encontramos fibras de plástico en aguas de todo el mundo, independientemente del nivel de desarrollo del país. Mayormente fibras pero también partículas, en el agua del grifo pero también en el agua embotellada. Esto no es un llamado para que la gente se lance a comprar agua en botella. Tampoco creo que haya que entrar en pánico: las cantidades de plástico que encontramos en el agua no son alarmantes a corto plazo. Para mi estos resultados son un llamado de atención, porque si estamos encontrando plástico en todas partes, ahora el agua y anteriormente los peces, las tierras cultivables, la sal, esto significa que todo nuestro entorno está ya contaminado por este material."

RFI: ¿Cómo llegan estas fibras de plástico al agua potable?

Sherri Mason: “Hay varias hipótesis: el lavado de las prendas sintéticas, poliéster y demás, libera cientos de miles de fibras de plástico que acaban en las plantas de depuración de aguas residuales. Estas no son capaces de filtrarlas por completo, por lo que acaban en ríos y mares, y así vuelven a nuestra agua potable. El secado de las prendas, en secadora o al aire simplemente, libera también fibras de plástico al medio ambiente que acaban en el agua y no podemos olvidar las tuberías de plástico que son usadas mayoritariamente. Se necesita un estudio de mayor alcance para confirmar todas estas hipótesis."

RFI: ¿Cuáles son las consecuencias para la salud de los seres humanos?

Sherri Mason: "No son buenas, por lo que podemos ver de los resultados en estudios sobre la salud de la fauna marina y terrestre. Por ejemplo, los peces tienen daños cerebrales a causa de ingerir plástico, lo que les acaba provocando un nado más lento y una mayor vulnerabilidad ante los predadores. Mi mayor preocupación no es el plástico en sí sino los componentes químicos que lleva y que se liberan una vez ingeridas o respiradas las moléculas. Estos químicos acaban en los tejidos adiposos de los humanos y sabemos que algunos de ellos están vinculados a ciertos tipos de cáncer en aumento en los últimos años. Y si en los animales empezamos a ver un aumento en las castraciones químicas, entre los humanos percibimos también una bajada en la fertilidad. Estos son algunos de los efectos que empezamos a ver, pero se necesitan más estudios para confirmarlos."

Sherri Mason recomienda reducir el consumo de productos plásticos, desde embalajes hasta prendas sintéticas, si queremos frenar esta tendencia. Aplicarse la regla de las 3 R: reducir, reutilizar y reciclar.

Greenpeace alerta sobre la falta de seguridad de las centrales nucleares en Francia

La búsqueda de lo imposible como motivación en las investigaciones científicas