rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Fin del 'califato' en Siria: ¿y ahora qué?

Por Lucile Gimberg

Tras cerca de cinco años a la cabeza de un proto-estado que, en su apogeo, llegó a controlar una zona tan grande como Reino Unido, el grupo terrorista Estado Islámico perdió a finales de marzo su último reducto cerca de Baghuz en el este de Siria. Pero el fin del territorio establecido por el grupo yihadista a caballo entre Siria e Irak, no significa el fin de la amenaza. Muchos desafíos quedan por enfrentar tras el fin del 'califato'.

La desaparición del territorio que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) había establecido entre Siria e Irak no significa el fin de la amenaza que representa esta organización terrorista. No sólo dispone de una red cibernética internacional que le podría permitir reactivar grupos en el terreno, sino que muchos de sus combatientes huyeron hacia el desierto antes de que el pueblo de Baghuz - que fue su último reducto en el este de Siria - fuera recuperado por la alianza kurdo-árabe, apoyada por la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

"Estamos hablando de contextos donde no hay Estado, donde hay conflictos continuos y donde no hay un control efectivo sobre el territorio. Si a esto le añadimos que una parte de éste es desértico y de muy difícil control, es probable que vuelvan a aparecer células yihadistas", apunta Ignacio Gutiérrez de Terán, profesor de Estudios Arabes e Islámicos en la Universidad Autónoma de Madrid. "No sería de extrañar que, en los próximos meses, volvamos a oír que el grupo EI ha vuelto a aparecer y que se ha hecho con el control de alguna localidad, de alguna carretera, de un puesto de control o de algún sitio estratégico", afirmó a RFI el experto.

¿Un tribunal especial para juzgar a los yihadistas?

Desde enero, más de 65.000 civiles han salido de la zona de Baghuz, en el este sirio. Entre ellos, varios miles de yihadistas están hoy detenidos por las fuerzas kurdo-árabes. ¿Qué pasará con ellos? Muchos de ellos son extranjeros y sus países de origen se rehusan a repatriarlos y a juzgarlos en su territorio.

"El problema principal es qué tipo de legislación se les aplica, no está asegurado que se les vaya a condenar, habría que probar que pertenecen a un grupo armado terrorista, en este caso el EI, y esto a lo mejor no es tan sencillo", explica Gutiérrez de Terán. Además dichos países toman en cuenta el efecto negativo que podría tener sobre su opinión pública y "la posibilidad de contagio a ciertos sectores de sus sociedades", subraya el experto.

Los kurdos sirios reclaman el apoyo de la comunidad internacional y de los países de origen de los yihadistas. Pero su propuesta de crear un tribunal internacional especial para juzgarlos parece difícil de concretar.

"Podría ser una opción crear un tribunal especial, el problema es que este tipo de tribunales son lentísimos: primero hay que formarlos, hay que encontrar a los especialistas, hay que juzgar...", destaca Laura Ruiz de Elvira Carrascal, especialista de Siria del Instituto de Investigación y Desarrollo en Francia. "Todo este proceso demanda muchísimo tiempo, muchísima energía cuando tenemos, en cada uno de nuestros estados, sistemas judiciales que podrían y deberían hacerse cargo de sus propios yihadistas", opina Ruiz.

El futuro de los niños del 'califato'

Por otra parte, varias decenas de miles de familiares de yihadistas - mujeres y niños - están retenidos en un campamento de desplazados gestionado por la ONU cerca de Baghuz.

Estos niños, hijos de combatientes del grupo Estado Islámico, sufren de malnutrición. Hospital en Hasaka, noreste de Siria. 5 de abril de 2019. REUTERS/Ali Hashisho

"Miles de estos niños no tienen los papeles pero pueden pedir la nacionalidad de sus padres y estamos viendo que los diferentes países de origen quieren quitarles la nacionalidad a sus padres yihadistas y no acoger a estos niños", explica Ruiz. "Ultimamente Francia ha aceptado que dos o tres niños vuelvan porque los reclamaban sus abuelos... Pero en general no se está respectando el derecho internacional y tenemos una cantidad de niños que no pueden pagar por los errores cometidos por sus padres", considera la especialista de Siria.

Finalmente en el plano militar, los kurdos sirios, que han instaurado una administración semiautónoma en la zona, temen una ofensiva turca contra estos territorios una vez que Estados Unidos haya retirado la mayoría de sus 2.000 soldados presentes en Siria, como prometido, tras el fin del 'califato'.

Un centenar de médicos denuncian el “registro” de Chalecos Amarillos en los hospitales

Irán, el embargo estadounidense sobre el petróleo aumenta la presión sobre el gobierno

Entre corrupción y desigualdad, desafíos de Sudáfrica a 25 años del Apartheid