rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Occidente y Arabia Saudita: seguridad, armas y petróleo

Por Angélica Pérez

Arabia saudita ha causado en Yemen la peor crisis humanitaria del mundo con armas vendidas por Estados Unidos y paises de la Unión Europea (UE). Francia guarda silencio ante el llamado de Alemania de suspender la venta de armas a Riad tras la escabrosa muerte del periodista Jamal Kashogi

Cuando los periodistas le preguntaron el martes a Emmanuel Macron si acataría la solicitud de su par alemana, la canciller Angela Merkel, a los países de la Unión Europea de cesar la venta de armas a Arabia Saudita, el presidente francés  se negó rotundamente a pronunciarse sobre el tema. "Yo no responderé. Les guste o no" dijo el mandatario francés a los reporteros presentes en el salón Euronaval, la mayor feria del armamento en Francia. 

Un poco mas locuaz, su ministra de defensa, Florence Parly, supeditó este tipo de decisiones a una investigación internacional -que no está en curso- sobre la muerte del periodista saudi Jamal Kashogi, a la que  calificó de "acto absolutamente intolerable". 

Y es que la muerte del reportero disidente ha sacado a la luz el tema de la persecución de Arabia Saudita a sus voces críticas. Y de paso, ha servido para recordar que la petromonarquía tortura de forma sistemática impone la pena de muerte y viola el derecho humanitario en Yemen, como denuncia Amnistía Internacional (A.I.).

Un asunto que pone en aprietos a los países amigos de la riquísima petromonarquía árabe. Porque si Kashogi fue asesinado dentro del consulado saudí en Ankara -tesis que toma fuerza con las pesquisas- o si la ofensiva militar del reino saudí, según la ONU, ha causado la peor crisis humanitaria del mundo en el vecino país de la Península Arábiga es porque Arabia Saudita cuenta con la aquiescencia, en primer lugar, de Estados Unidos, y también de los otros países occidentales vendedores de armas como Gran Bretaña, Francia , España y Alemania.

"No hay duda de que los saudíes están siendo un uso absolutamente nefasto e irresponsable de las armas que han comprado en los últimos años de diferentes proveedores" afirma el portavoz de la campaña "Armas bajo control" de la que hace parte La Fundación FUNDIPAU, Amnistía Internacional, Greenpeace y Oxfan Intermon.

El principal proveedor de los que cita Estévez es Estados Unidos seguido de Gran Bretaña. De hecho, Riad es el mayor comprador en el mundo de armas estadounidenses. Según el SIPRI, Instituto Internacional de Investigación sobre la Paz de Estocolmo, entre 2013 y 2018 Arabia Saudita compró el 18% de las armas procedentes de EEUU. Y desde 2018 ha aumentado la compra de material bélico producido por EEUU hasta en un 448%.

"Arabia saudí ha multiplicado de manera importante, en los últimos años, su presupuesto de defensa. Y Estados Unidos y Reino Unido le proveen más del 80% del armamento. Durante la época de Obama, Estados Unidos vendió armas a los saudíes por un valor superior a los 100 mil millones dólares. Con la visita del presidente Trump a Riad, el año pasado, se negociaron contratos por más de los 115 mil millones de dólares", explica el vocero de "Armas bajo control".

La estrecha relación entre Estados Unidos y Arabia Saudita se remonta a un pacto establecido en 1945 en virtud del cual Washington recibe de la monarquía de Riad petróleo a precio estable y, a cambio, le garantiza protección, seguridad regional, venta de armamento en grandes cantidades y sin protestar por las violaciones a los derechos Humanos que cometa el Reino.

Un pacto del que también se beneficia la industria de la defensa de los países europeos. Según cifras del Sipri, unos 57 mil millones de euros en armamento han sido exportados desde Europa a la petromonarquía saudí en los últimos 14 años.

"Arabia Saudita en un destino privilegiado para la industria de armamento de Gran Bretaña, Francia, España y otros países de la Unión Europea que han contribuido de forma clara a los más de 15 mil bombardeos que entre tres años y medio de guerra ha llevado a cabo la coalición saudí que interviene en Yemen causando, al menos, 16 mil víctimas, la mayoría civiles, y la mayor crisis humanitaria del mundo, según Naciones Unidas" afirma Estévez. Y agrega: " Arabia Saudita ha hecho un uso ilegítimo de esas armas, ha cometido decenas de crímenes de guerra documentados por Amnistía Internacional, por Human Rights Watch y Naciones Unidas. Y ha bombardeado funerales, hospitales, mercados, zonas residenciales, plantas de agua- todos objetivos no militares-; ha abocado al país a una situación de hambruna y a una epidemia de cólera que podría afectar a más de un millón de personas".

Las archimillonarias ganancias de los accionistas de la industria del armamento estadounidense y europea pasa por encima del también archimillonario e irreparable costo en vidas humanas. Y esto pese a los llamados de NU y del Parlamento europeo para que se suspenda la venta de armas a Arabia Saudita habida cuenta de las graves acusaciones de incumplimiento del Derecho internacional humanitario de sus tropas en Yemen.

 

Kiev rompe sus lazos religiosos con Moscú: ¿cisma eclesiástico o decisión política?

Elecciones de Noviembre: ¿aprovechará Trump su victoria con el juez Kavanaugh?

Brasil: Bolsonaro roza la victoria en la primera vuelta de las presidenciales