rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Siria Rusia Turquía

Publicado el • Modificado el

Rusia y Turquía crearán una "zona desmilitarizada" en Idlib

media
El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, en Sochi (Rusia) el 17/09/18. Alexander Zemlianichenko/Pool via REUTERS

Con el fin de evitar una "catástrofe humanitaria" en el último bastión rebelde de Siria, Moscú y Ankara anunciaron la creación de una zona tampón de unos 15 kilómetros controlada por las fuerzas turcas y la policía militar rusa.


Una zona "desmilitarizada" para evitar una catástrofe humanitaria. Es la solución común propuesta por el presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, ante la intención del régimen de Damasco de recuperar Idlib, el último bastión controlado por los rebeldes, mediante una ofensiva militar.

En el marco de una reunión en la ciudad rusa de Sochi, a orillas del Mar Negro, los dos líderes acordaron la creación de una banda de entre 15 y 20 kilómetros a partir del 15 de octubre en Idlib, enclave situado al noroeste de Siria y fronterizo con Turquía. Esta zona tampón será construida a lo largo de la línea de contacto entre la oposición armada y las tropas sirias y estará controlada por las fuerzas turcas y la policía militar rusa. Ahora bien, Rusia y Turquía han advertido de que las milicias rebeldes deberán retirarse antes del 10 de octubre.

Según Putin, la creación de esta zona tampón supone una "solución seria para avanzar en este problema" de la guerra siria, en la que el mandatario ruso es aliado del líder sirio Bachar El Assad, quien expresó su voluntar de recuperar Idlib en una batalla final que pondría fin al conflicto. Si bien el ejército ruso apoya al régimen sirio desde 2015, Putin ha insistido en la importancia de que "no se produzca ningún ataque contra la zona de desescalada en Idlib".

Por su parte, Turquía busca con este acuerdo evitar un nuevo flujo de refugiados sirios, lo que provocaría una nueva crisis migratoria. Si se produjera la ofensiva por parte de Damasco, según la ONU podría haber hasta 700.000 desplazados.

Idlib es el último bastión controlado por las milicias rebeldes. En la región viven unos tres millones de sirios, incluidos unos 60.000 miembros de grupos armados.

 

(Con AFP y Europapress)