rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Arabia Saudita Justicia Derechos humanos

Publicado el • Modificado el

Fiscalía de Arabia Saudita pide por primera vez ejecución de una activista

media
Las autoridades detuvieron a Israa al-Ghomgham junto a su marido el 6 de diciembre de 2015. DR

Israa al-Ghomgham podría ser la primera mujer condenada a pena de muerte por su activismo a favor de los Derechos Humanos. Otros cuatro militantes podrían enfrentarse a la misma sentencia.


Amnistía Internacional y Human Rights Watch anunciaron este miércoles que la Fiscalía saudita solicitó condenar a muerte a cinco militantes pro Derechos Humanos.

Entre ellos se encuentra Israa al-Ghomgham, una activista que se volvió conocida al informar desde 2011 sobre las manifestaciones antigubernamentales en la provincia Oriental, donde se concentra la mayor parte de la minoría chiita que denuncia la persecución y marginalización que sufre esta población en un reino dirigido por una dinastía sunita.

Israa al-Ghomgham está acusada de promover estas protestas entre la minoría chiita, indicó este miércoles Amnistía Internacional. Las autoridades la detuvieron junto a su marido el 6 de diciembre de 2015, fecha desde la que se encuentran en la prisión de Al Mababith, en Dammam, en el este del país.

Esteban Beltrán, director de AI España: 23/08/2018 Escuchar

"Condenar a Israa al-Ghomgham a la pena de muerte enviaría un mensaje horrible: que todos los militantes pueden ser atacados de la misma manera por su manifestación pacífica y su activismo a favor de los Derechos Humanos", dijo Samah Hadid, la directora de campaña para Oriente Medio de la ONG. "Pedimos a las autoridades sauditas que abandonen inmediatamente su plan", añadió.

"Cualquier ejecución es aterradora, pero pedir la pena de muerte para activistas como Israa al-Ghomgham, que ni siquiera son acusados de comportamiento violento, es monstruoso", señaló en un comunicado Sarah Leah Whitson, responsable de Oriente Medio para Human Rights Watch.

Esta ONG evoca una "represión sin precedentes" contra voces disidentes en el país. Varias militantes a favor de los derechos de las mujeres fueron detenidas en momentos en que el reino parece avanzar en este ámbito, ya que por ejemplo desde junio pasado las mujeres pueden manejar.

El Reino del Desierto es el tercer país del mundo que más ejecuciones ha llevado a cabo en los últimos años, por detrás de China e Irán. Según Amnistía Internacional, desde enero de 2018, hubo 65 casos, mientras que en los años anteriores se superó el centenar.