rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Israel Hungría Benjamin Netanyahu Viktor Orban

Publicado el • Modificado el

Viktor Orban culmina su controvertida visita a Israel

media
Con un sombrero negro en honor a la tradición judía que obliga a los hombres a taparse la cabeza, Orban, acompañado del rabino Shmuel Rabinowitz, deslizó una nota en una de las grietas del Muro de los Lamentos. Fuente: AFP.

En el último tramo de su visita al Estado hebreo, el primer ministro húngaro rechazó las acusaciones de promover el antisemitismo. Manifestantes que lo esperaban a la salida del memorial de Yad Vashem lo llamaron “dictador”.


El primer ministro húngaro Viktor Orban terminó su polémico viaje a Israel con una visita este viernes al Muro de los Lamentos, el lugar más sagrado del judaísmo en Jerusalén Este, la parte anexionada de la ciudad.

Con un sombrero negro en honor a la tradición judía que obliga a los hombres a taparse la cabeza, Orban, acompañado del rabino Shmuel Rabinowitz, deslizó una nota en una de las grietas. Normalmente llevan escritas oraciones o deseos.

El primer ministro llegó el miércoles por la noche y se defendió de la acusación de incentivar el antisemitismo en su país con la campaña contra el millonario judío estadounidense de origen húngaro George Soros.

"Hungría tiene una política de tolerancia cero con el antisemitismo", declaró Orban, quien el jueves se reunió con su homólogo israelí Benjamin Netanyahu.

"Usted ha defendido muchas veces a Israel en foros internacionales. Le estamos agradecidos por ello", afirmó Netanyahu.

En diciembre, Hungría se abstuvo en la votación en la ONU que condenaba el reconocimiento por Estados Unidos de Jerusalén como capital de Israel.

Netanyahu resaltó que Hungría se gastó millones de euros en la renovación de sinagogas.

Orban rompió con el protocolo por el cual los dirigentes europeos se reúnen con el presidente palestino Mahmud Abas cuando viajan a Israel y no acudió a Ramala, sede de la Autoridad Palestina en la Cisjordania ocupada.

El jueves unos manifestantes bloquearon brevemente el convoy de Orban a la salida de Yad Vashem, el monumento en memoria a las víctimas del Holocausto en Jerusalén, y le llamaron "dictador".

AFP