rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
  • Francia: Franck Riester, nombrado ministro de Cultura. Reemplaza a Françoise Nyssen.
  • Francia: Christophe Castaner, nombrado ministro del Interior.
Enfoque internacional
rss itunes

Estados Unidos abre su embajada en Jerusalén ante ira de los palestinos

Por Beatriz Lecumberri

“Viola los derechos de los palestinos”, “acentúa el apartheid”, “terrorismo simbólico”, “golpe de gracia al proceso de paz”, dicen en Jerusalén sobre la apertura de la embajada de Estados Unidos en esa ciudad. Otros consideran en cambio que es algo "muy bueno para Jerusalén, Israel y todos los judíos”.

La crispación y la tensión entre israelíes y palestinos que late en las calles de Jerusalén se agravó desde que Trump declaró a Jerusalén capital de Israel y anuncio la inauguración de la embajada en la ciudad santa.

Los palestinos han suspendido cualquier negociación con Estados Unidos con vistas a un acuerdo de paz con Israel porque no confían en Trump como mediador. Para Nabil Shaath, que la embajada abra en Jerusalén muestra la clase de política que Estados Unidos quiere aplicar en Oriente Medio.

“La prioridad de los palestinos es sacar a los israelíes del territorio palestino ocupado pero para nosotros está claro que el hecho de que la embajada abra en Jerusalén es algo simbólico. Simboliza la violación de nuestros derecho y de la ley internacional”, dice Nabil Shaath.

Triste aniversario de la Nakba

Para los palestinos es especialmente desafortunado además que la apertura de la embajada coincida con el aniversario de la Nakba, la ‘catástrofe’, literalmente en árabe, el éxodo forzado de 750.000 palestinos de sus casas en 1948 después de la creación del Estado de Israel. Para Ahmad Tibi, diputado del parlamento israelí por la Lista Árabe Unida, esta coincidencia es vergonzosa.

“Que la embajada se traslade justo en el aniversario de la Nakba y exista tal apoyo a las políticas de Netanyahu por parte de Estados Unidos sólo aumenta las medidas de apartheid”.

Los palestinos han pedido al cuerpo diplomático presente en Jerusalén que no acuda a la ceremonia de inauguración de la embajada porque sería aceptar de facto la decisión de Donald Trump y saltar por encima de las disposiciones internacionales que consideran que Jerusalén debe de ser un día la capital de dos Estados, uno israelí y otro palestino.

“No creo que a ninguno le convenga participar. Porque saben que es ilegal, saben que es una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la ley internacional. Y creo que es totalmente normal pedirles que no participen. Sobre todo en el aniversario de la Nakba, creo que es lo más decente y lo más respetuoso con la ley internacional. Por supuesto el lunes habrá manifestaciones para recordar tanto la Nakba como lo que los americanos provocan trasladando su embajada”.

"Es el último clave al ataúd del proceso de paz"

Los judíos veneran Jerusalén como su capital eterna e indivisible. Hoy, en Jerusalén viven un 65% de israelíes y un 35% de palestinos. La parte este de la ciudad fue ocupada por Israel en 1967 y hasta hoy, la inmensa mayoría de la comunidad internacional no reconoce su soberanía sobre ella. En esta parte oriental de la ciudad, los palestinos sueñan con tener un día la capital de su futuro Estado. Entre los israelíes, la inauguración de la embajada produce reacciones encontradas. Adriana, argentina residente en Israel desde hace varias décadas, se siente dividida.

“Está bien que se instale una embajada tan importante en la capital israelí. Porque Jerusalén es de hecho la capital de Israel. Pero se está haciendo de una manera un poco agresiva y beligerante. No me gusta ese tono. Esta historia podría haber sido más amigable, hubiera podido abrir puertas, no cerrarlas”.

Las señalizaciones indicando el camino a la nueva sede diplomática han aparecido en Jerusalén desde hace algunos días y las medidas de seguridad se han multiplicado en la zona. Batya Mayer, que vive a pocos metros, no oculta su entusiasmo.

“Estamos felices, es algo muy bueno para Jerusalén, Israel y para todos los judíos. Estamos muy contentos porque la embajada será un aporte muy positivo para el vecindario”

La visión de Meir Margalit, activista y ex concejal de Jerusalén, es bien diferente. Trump desperdició una gran oportunidad y en lugar de hacer presión a Israel, les dio un regalo inmenso trasladando la embajada.

“No habrá grandes cambios. La vida del palestino continuará siendo difícil con o sin embajada en Jerusalén. Pero yo creo que a nivel simbólico es un acto de terrorismo simbólico. Un acto de terrorismo. Es el último clavo en el ataúd del proceso de paz”.

Un día después de la apertura de la embajada estadounidense, Guatemala también trasladara su embajada a Jerusalén y en las próximas semanas podrían imitarle Paraguay y Honduras.

Kiev rompe sus lazos religiosos con Moscú: ¿cisma eclesiástico o decisión política?

Elecciones de Noviembre: ¿aprovechará Trump su victoria con el juez Kavanaugh?

Brasil: Bolsonaro roza la victoria en la primera vuelta de las presidenciales

Peruanos de Tumbes oscilan entre solidaridad y xenofobia ante los venezolanos

El ex primer ministro francés Manuel Valls, oficializa su candidatura a la alcaldía de Barcelona

En Gaza, ya se sienten las consecuencias de los recortes de EE.UU. a la UNRWA