rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Irak Elecciones grupo Estado Islámico (EI)

Publicado el • Modificado el

Irak: Primeras elecciones después de Daesh

media
Acto de campaña en Bagdad de los partidariuos del líder chiita Moqtada Sadr con las banderas de la «Marcha por las reformas", alianza electoral de formaciones mayoritariamente laicas, entre ellas el Partido Comunista. AHMAD AL-RUBAYE / AFP

Entre el hastío político y el miedo a nuevos atentados, los iraquíes celebran elecciones el sábado 12 de mayo. Se trata de las primeras legislativas desde la victoria contra el grupo yihadista Estado Islámico (E.I.). Reportaje en el café Ridhan de la calle Karrara de Bagdad donde un suicida mató a 400 personas hace dos años.


En la principal calle del centro de Bagdad una docena de coches, furgonetas y camiones pasean engalanados con carteles electorales. La música interrumpe la charla en los cafés y algunos protestan. Otros arrancan en aplausos. La comitiva promueve la candidatura de la coalición del clérigo chií Muqtada al Sader y el partido comunista. Sólo una de las alianzas formadas para las próximas elecciones parlamentarias.

Los iraquíes van a las urnas este sábado por primera vez desde que derrotaron a Daesh, el nombre árabe del grupo yihadista Estado Islámico. En el café Ridhan, sitio de reunión de la izquierda por excelencia, las opiniones están tan divididas como en el propio Iraq. Aunque la discusión política se impone, muchos no irán a las urnas porque consideran que es una pérdida de tiempo y de dinero y, además, no tienen expectativas con el nuevo Gobierno.

Los sucesivos gobiernos han sido acusados de no invertir en la reconstrucción del país. Las infraestructuras no mejoran. Y esa es la principal queja de los iraquíes según las encuestas, además de la pobreza.

Aunque los bagdadíes reconocen que la seguridad ha mejorado, la omnipresente policía y las milicias recuerdan que aún queda mucho por hacer. A escasos metros del café Ridhan un suicidad acabó con la vida de 400 personas hace dos años.  Daesh ha amenazado con atentados y los iraquíes saben bien que esas amenazas no suelen ser en vano.

El miedo será el otro componente que juegue contra la participación de los iraquíes en estos comicios.