rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Publicado el • Modificado el

Acuerdo entre Kuwait y Filipinas sobre la regulación de empleados domésticos

media
Familiares de la trabajadora filipina Joanna Demafelis, cuyo cuerpo sin vida fue hallado en una nevera en Kuwait, esperan el cuerpo de la mujer, el 17 de febrero de 2018 en el aeropuerto internacional de Manila. Fuente: AFP.

En febrero, el presidente filipino había prohibido que sus compatriotas fuesen al país del Golfo tras el asesinato de una criada que había sido torturada. Este viernes, Filipinas y Kuwait rubricaron un acuerdo que otorga ciertos derechos a los empleados.


Kuwait y Filipinas firmaron este viernes un acuerdo para regular la labor de empleados domésticos tras una crisis diplomática entre los dos países, que provocó la prohibición para los trabajadores filipinos de ir a trabajar en el país del Golfo.

"Acabamos de firmar un acuerdo sobre el empleo de los trabajadores domésticos entre los dos países", anunció el ministro kuwaití de Relaciones Exteriores, Sheij Sabah al Jaled al Sabah, durante una rueda de prensa con su homólogo filipino, Alan Peter Cayetano.

Sobre el mismo tema: El drama de las trabajadoras domésticas filipinas en Medio Oriente

En febrero, el presidente filipino, Rodrigo Duterte, había prohibido temporalmente a los filipinos que fueran a trabajar a Kuwait tras el asesinato de una criada filipina, cuyo cuerpo fue hallado en un congelador, con visibles huellas de tortura.

La crisis entre ambos países se agravó en abril cuando el Estado del Golfo ordenó la expulsión del embajador filipino y llamó a consultas a su representante diplomático en Manila, tras la difusión de vídeos en los que se veía a equipos de la embajada filipina organizando la huida de criados de las residencias de sus jefes kuwaitíes, a los que acusaban de maltrato.

El acuerdo supone « cierta cantidad de derechos para los trabajadores filipinos », aseguró a la AFP un responsable de la delegación filipina. Entre estos derechos figura poder conservar sus teléfonos celulares, tener un día de reposo y acceder a las autoridades de Manila, en caso de ser necesario, indicó esta fuente.

Unos 262.000 filipinos trabajan en Kuwait, de los cuales el 60% como empleados domésticos, según el ministro de Relaciones Exteriores filipino. Más de dos millones de filipinos trabajan en países del Golfo.