rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Israel Irán Nuclear

Publicado el • Modificado el

Las acusaciones de Netanyahu a Irán son recibidas con circunspección

media
El primer ministro israelí durante una conferencia de prensa el 30 de abril de 2018 en Tel Aviv. REUTERS/ Amir Cohen

Las afirmaciones del primer ministro israelí  de que su país dispone de nuevas "pruebas concluyentes" sobre la existencia de un programa secreto iraní para acceder al armamento nuclear fueron calificadas de show para Donald Trump, según la prensa israelí. Para Francia, las alegaciones de Netayahu confirman la pertinencia del acuerdo con Teherán.

 


Por Beatriz Lecumberri, corresponsal de RFI en Jerusalén

Un espectáculo: un show bien preparado y en inglés dirigido únicamente a Donald Trump y a Estados Unidos. Los analistas israelíes son prácticamente unánimes al desmenuzar el discurso de Benjamín Netanyahu.

“¿El primer ministro israelí mostró algún elemento que pruebe que Irán está violando el acuerdo firmado con la comunidad internacional?”, se pregunta el diario Yediot Aharonot, antes de responder: “No hubo en sus palabras nada que pueda hacer cambiar de los líderes mundiales”.

Para otros el discurso de Netanyahu en el que acusó a los iraníes de mentir y ocultar su arsenal nuclear sirve sólo para allanar el camino a Donald Trump, quien podría retirarse del acuerdo firmado en 2015 por Teherán.

En Israel hay quien piensa también que las palabras del primer ministro tienen otro objetivo: preparar poco a poco a la opinión pública interna y externa para una guerra contra Irán, probablemente en territorio sirio, donde Teherán gana presencia e influencia cada día.

En este contexto, una noticia pasó casi desapercibida este lunes en Israel. Una nueva ley permite a partir de ahora al primer ministro declarar “en casos extremos” una guerra consultando únicamente con el ministro de Defensa y sin pasar por el Parlamento.


Reacciones internacionales

Tras las declaraciones de Netanyahu, el nuevo jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que las pruebas presentadas por Israel sobre la existencia de un programa secreto iraní para acceder al armamento nuclear son auténticas y muchas de ellas nuevas para los expertos estadounidenses.

Pompeo, que hasta la semana pasada fue director de la CIA, se reunió el domingo con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y fue informado sobre estos documentos.

"Hemos conocido de estos documentos desde hace un tiempo y ciertamente discutimos este material ayer cuando estuvimos juntos", dijo este lunes a periodistas el secretario de Estado en el avión que lo trajo de regreso a Washington.

"Sé que hay gente diciendo que estos documentos no son auténticos. Puedo confirmar (...) que estos documentos son reales, son auténticos", afirmó.

Para Francia, las afirmaciones del primer ministro israelí no hacen más que reafirmar la necesidad de seguir con el acuerdo.

"La pertinencia del acuerdo se ve reforzada por los elementos presentados por Israel: todas las actividades vinculadas al desarrollo de un arma nuclear están prohibidas por el acuerdo de forma permanente", indica el ministerio francés de Relaciones Exteriores en un comunicado.

"El régimen de inspecciones de la AIEA establecido por el acuerdo es uno de los más completos y sólido de la historia de la no proliferación nuclear", agregó el comunicado, que señala que Francia "toma nota de las informaciones presentadas" por Netanyahu y las "evaluará detalladamente".

Por su parte, la AIEA señaló este lunes de que no existían “indicaciones creíbles” de que Irán hubiera retomado su programa nuclear después de 2009.

En cuanto a Teherán, las acusaciones del primer ministro israelí sobre el programa nuclear de Irán son obra de un "mentiroso empedernido, escaso de ideas", afirmó este martes el ministro de Relaciones Exteriores iraní en un comunicado.