rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Egipto Fútbol Al Sisi

Publicado el • Modificado el

Mohamed Salah, de futbolista ejemplar a ícono político de Egipto

media
El egipcio Mohamed Salah tras marcar su 29° gol en la Premier League con Liverpool en el Crystal Palace. Dylan Martinez/Reuters

El FC Barcelona puso este miércoles pie y medio en semifinales de la Liga de Campeones tras batir a la Roma 4-1 al igual que el Liverpool que sorprendió tras golear al Manchester City 3-0. En este último encuentro destacó una vez más el futbolista de moda, el egipcio Mohamed Salah, quien la pasada semana se dio a conocer fuera del deporte cuando su nombre sonó con autoridad en… las elecciones presidenciales de su país.


Con humildad, trabajo, esfuerzo y mucho sacrificio hace unos meses que Mohamed Salah cambió su estatus de faraón de Liverpool por el de su propio país, Egipto. El futbolista de moda, además de ser el mejor jugador en la premier league con 29 goles en 31 encuentros, es la imagen ideal para la mayoría de sus compatriotas.

Salah que está destinado ser una de las estrellas del próximo mundial de Rusia con tan solo 25 años, constataba la pasada semana su notoriedad en Egipto, donde es sin duda el hombre más conocido y adulado por sus paisanos.

Como protesta a la relección de Abdel Fattah Al-Sisi, más de 1.000.000 de egipcios escribieron el nombre del célebre ariete en las papeletas de votos donde previamente los participantes habían tachado el nombre de AL- Sisi y el de su débil opositor, Moussa Mostafa Moussa, quien no fue capaz de recaudar ni la mitad de votos que se marcharon a favor del futbolista.

El hartazgo político en la masa electoral de Egipto y la disconformidad hacia su presidente ha revalorizado la imagen de un deportista que cuenta con currículum impecable para sus ciudadanos gracias a sus actividades caritativas, su simplicidad y el arraigo a sus raíces. Hace tiempo que muchos hinchas se cortan el pelo simulando la cara del goleador del Liverpool, pero no sólo por estar a la moda, sino por inventar un utópico candidato que represente otro atractivo para la sociedad egipcia.