rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Siria Bachar el-Assad

Publicado el • Modificado el

Cientos de civiles y rebeldes evacuados de Guta oriental

media
Autobuses utilizados para la evacuación de la población de Guta Oriental, el 22 de marzo de 2018. LOUAI BESHARA / AFP

Tras un acuerdo entre una facción rebelde y el ejército sirio, cientos de personas, tanto civiles como combatientes, fueron evacuados en autobuses hacia Idlib, la provincia rebelde del noroeste de Siria. La fuerzas del régimen de Al Assad han reconquistado casi toda la zona de Guta oriental.


La televisión estatal siria anunció el viernes un segundo acuerdo de evacuación de un reducto rebelde en Guta Oriental, cuando el régimen de Damasco está a punto de reconquistar los últimos sectores en manos de los insurgentes de esta zona cercana a la capital.

El acuerdo prevé el "traslado de unas 7000 personas, combatientes y sus familias" especialmente de las localidades de Zamalka, Arbin y Ain Tarma, controladas por el grupo rebelde Faylaq al Rahman.

Este grupo anunció el jueves un alto el fuego con vistas a negociaciones con Rusia, aliado del régimen.

Las primeras evacuaciones se producirán el sábado por la mañana, precisó la TV estatal.

El anuncio del acuerdo se produce cuando ya están en curso evacuaciones en otro reducto rebelde de Guta Oriental, en manos de la facción salafista Ahrar al Sham. Una evacuación que Osama al Omari, activista de oposición, constató en el terreno. “En total, 6000 personas deberían dejar Harasta. Mil quinientas debían ser evacuadas el jueves y la evacuación continuará en las próximas 48 horas”, dijo al Omari a RFI por teléfono.

Sin embargo, el sirio cuestionó el éxodo de los civiles. “Lo que está pasando en estos momentos en Harasta no es más ni menos que un éxodo forzado. Estamos de acuerdo en que se evacuen a los combatientes, pero ¿por qué evacuar también a los civiles?”, se preguntó el activista.

Los civiles y los combatientes evacuados de Harasta fueron llevados a la provincia de Idlib en el noroeste de Siria, la última provincia que escapa totalmente al control del gobierno sirio.

Al término de una devastadora ofensiva lanzada el 18 de febrero, el régimen de Bashar al Asad, apoyado por su aliado ruso, ha reconquistado más del 80% del último feudo rebelde a las puertas de Damasco. Según cifras de la organización independiente Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), 37 civiles murieron la noche del jueves en ataques aéreos rusos en la región de Arbin, uno de los últimos bastiones rebeldes de Guta Oriental, cerca de Damasco.