rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Estados Unidos Turquía Siria Donald Trump Recep Tayyip Erdogan Kurdistán Guerra guerrilla

Publicado el • Modificado el

Nueva fuerza militar en Siria crea tensión entre EEUU y Turquía

media
Un tanque militar turco en una base militar en la frontera turco-siria en la provincia de Hatay, Turquía, el 17 de enero de 2018. REUTERS/Osman Orsal

Estados Unidos creará una Fuerza de Seguridad Fronteriza en el norte de Siria, formada principalmente por milicias kurdas que combatieron a los yihadistas del Estado Islámico. El anuncio cayó mal en Turquía que comparte la frontera y considera a las milicias como terroristas.


El conflicto civil en Siria todavía arrecia pero los principales actores planifican ya la posguerra. En medio de esas previsiones la coalición liderada por Estados Unidos para combatir el grupo yihadista Estado Islámico, planea crear una fuerza militar para proteger la frontera en el noreste de Siria.

La futura Fuerza de Seguridad Fronteriza tendría alrededor de 30.000 miembros. Una gran parte serán los combatientes kurdos y árabes de la Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), aunque también habrá nuevos reclutas.

El anuncio preocupa a Turquía, el vecino norte de Siria, que considera a las milicias kurdas como terroristas.

Para Ankara, estás organizaciones están directamente relacionadas con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) con quien Turquía libra una guerra desde hace cuatro décadas. El PKK combate por los derechos de la minoría kurda establecida en gran parte del territorio oriental turco, que reivindican como Kurdistán.

En respuesta al anuncio de Washington, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan amenazó con invadir la región de Afrin, en noroeste de Siria. El área está también bajo control de las milicias kurdas pero no forma parte de la sección que protegería la fuerza fronteriza creada por Estados Unidos. Librados a su suerte, los milicianos de Afrin tendría que hacer frente a una fuerza militar superior.

“El plan de EEUU es una señal para Turquía, para indicarles que se tienen que quedar de su lado de la frontera”, dijo a RFI Victoria Fontán, investigadora en Ciencias Política de la Universidad de Dohuk, en el Kurdistán iraquí, quien agregó que el anuncio de la fuerza fronteriza indica al régimen turco que “no cruce hacia Siria, como lo han hecho ya hace un año”.

En 2016 los turcos brindaron su apoyo a milicias sirias en la lucha contra el Estado Islámico. Estos grupos armados atacaron desde Turquía, las ciudades fronterizas de Jarablús y Al-Bab. Siempre amparados por Ankara, esos combatientes mantienen sus posiciones en el territorio que conquistaron y que corta efectivamente las posiciones kurdas en dos, el objetivo principal turco: al este la zona que EEUU busca proteger, al oeste Afrin, el área que Turquía amenazó con invadir.

Mapa de la situación actual en el norte de Siria. https://isis.liveuamap.com/en/time/17.01.2018

"Mañana, o pasado, de aquí a un tiempo, erradicaremos un par de nidos de terroristas en Siria, empezando por Manbij y Afrin", dijo Erdogan en un discurso ante diputados de su partido en Ankara.

Las amenazas comenzaron a tomar formar con la movilización de tanques y soldados que se agrupan al otro lado de la frontera.

“Como sucedió en Kobane, la población de Afrin no va a ser protegida por ningún poder internacional”, dijo Fontán. “Es el mismo tipo de situación de lo que ocurrió en el Kurdistán iraquí en octubre del año pasado cuando Bagdad retomó territorio que reivindicado por los kurdos y que ocupaban desde 2014 y ningún poder internacional les dijo nada.”