rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Irán protestas

Publicado el • Modificado el

El gobierno iraní asediado por protestas

media
Gente protesta en Teherán, Irán, el 30 de diciembre de 2017. Reuters

Desempleo, inflación son las principales causas que llevaron a cientos de personas a salir a las calles de distintas ciudades de Irán para protestar contra el gobierno. Las manifestaciones, que ya llevan más de cinco días, dejaron por ahora más de 10 muertos y decenas de detenidos.


Con la redacción de RFI y AFP.

Los manifestantes acusan al presidente iraní Hassan Rohani de no cumplir con sus promesas electorales en materia económica.  Detrás de las dificultades económicas que sufre el país están las sanciones internacionales impuestas por actividades nucleares de Irán.

"Las sanciones estadounidenses han impedido grandes inversiones extranjeras en Irán, entre otras europeas”, dice la profesora de ciencias políticas de la Universidad París-Diderot y especialista de Irán, Azadeh Khian. “Por eso, Rohani no ha podido cumplir sus promesas electorales que consistían principalmente en mejorar considerablemente la situación económica del país. Por ejemplo había prometido crear millones de empleos, entre otros para los jóvenes. Pero las sanciones no le permiten aplicar su programa económico.”

El gobierno de Rohani, quien llegó al poder en 2013, lleva a cabo un programa de austeridad que incluye recortes a los programas sociales y el aumento del precio de la gasolina.

“Esto es una parte del problema. La otra parte es estructural: la economía iraní es rentista, los guardianes de la Revolución y otras instituciones aprovechan el maná petrolero en detrimento de la gran mayoría de la población. La clase media por ejemplo se está empobreciendo”, agregó Khian.

Las protestas comenzaron en la segunda ciudad de Irán, Mashhad, el pasado 28 de diciembre. Al día siguiente ya se habían extendido a otras localidades del país bajo la consigna de "Muerte al dictador" y "Liberen a los presos políticos".

“Los que, hoy, están movilizados en las calles lo hacen primero por razones económicas y sociales, y sólo en segundo lugar por reivindicar la democracia", dijo Khian.

Cientos de personas fueron detenidas. Estados Unidos condenó las detenciones. "Los dirigentes iraníes transformaron un país próspero, dotado de una historia y de una cultura ricas, en un Estado renegado a la deriva, que exporta principalmente la violencia, el baño de sangre y el caos", dijo en un comunicado el departamento de Estado.