rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

Motivos para visitar Catar

Por Silvia Celi

Siempre existen razones para hacer turismo en un país. Por ejemplo, ser testigo de su surgimiento y desarrollo. Como en el caso de Catar, que en dos décadas nació de las arenas del desierto y se convirtió en uno de los países más modernos del mundo. Después de ser un destino para negocios, Catar apuesta por atraer a turistas de todas las latitudes.

El Estado de Catar, como se le denomina oficialmente, está ubicado al este de la península arábiga. Es una monarquía absoluta que posee la tercera reserva mundial de gas natural y dispone de la mayor renta per cápita del planeta. La capital, Doha, sorprende por su arquitectura ultramoderna y hasta osada, como se puede apreciar en la torre Agbar, totalmente neo-fálica, obra del arquitecto francés Jean Nouvel.

“Pero hace unos veinte años no era así”, explica Taleb Rifai, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT). “Hay una voluntad política para que el turismo sea un sector importante de la economía. Así que están colocando cada cosa en su sitio: todo lo que se debía hacer se está haciendo con precisión y rapidez”.

Una de las principales sorpresas que reserva ese país son los manglares de Al Khor, a 64 kilómetros al norte de Doha.

“Todo el mundo sabe que Catar produce perlas, pero su verdadera perla son los manglares de Al Khor”, afirma Amine Zorgati, guía en la agencia especialista en turismo de eco-aventura, Discover Arabia, quien invita a los visitantes a descubrir en canoa esta reserva de peces y aves.

El desierto, a las puertas de Doha, también tiene su atractivo. Los turistas enamorados de grandes espacios pueden incluso dormir en una carpa beduina.

Antes del descubrimiento de petróleo en su territorio, Catar era conocido por sus perlas y por su comercio marítimo. Hoy en día estas gemas solo se venden, con certificado de garantía, en lugares oficiales.

El souq o mercado Waqif

Es el mercado tradicional más importante de Doha. Tiene mucho ambiente con sus cafés y sus vendedores de alfombras, especies, ropa tradicional árabe, dátiles. A menudo los productos provienen de Turquía o de otros países de la región. Algo que decepciona un poco cuando se quieren adquirir productos locales.

“Si los turistas piden más productos locales, los cataríes aumentarán su oferta local. Además, no se trata solo de ofrecer sino también de lo que los turistas esperan encontrar. La oferta siempre responde a la demanda de los clientes y en este caso los clientes son los turistas”, estima Taleb Rifai, secretario general de la OMT.

El Souq Waqit. Doha, Catar, septiembre de 2017. ®SilviaCeli/RFI

La caza con halcones, que pueden volar a 340 kilómetros por hora, es una tradición en la región que los cataríes practican con placer. En el mercado hay incluso una clínica para estas aves, que no tiene nada que envidiar a un centro médico para humanos.

Un entrenador de halcones en el Souq Waqif. Doha, Catar, septiembre de 2017. ®SilviaCeli/RFI

Cultura y tradición

Doha se enorgullece de su Opera, que presenta espectáculos del mundo entero. La capital posee además el museo de arte islámico más importante a nivel internacional, con 1.400 años de arte islámico proveniente de tres continentes. Diseñado por el célebre arquitecto estadounidense de origen chino Ieoh Ming Pei, acoge también el restaurant del chef francés Alain Ducasse. El chef Damien Leroux dirige un equipo que propone una cocina mediterránea con suaves acentos orientales, en un restaurante cuya decoración vale la pena ver.

Delicado postre del restaurant Idam/Alain Ducasse. Doha, Septiembre 2017. ®SilviaCeli/RFI

Esperando el Mundial de fútbol de 2022

Catar se prepara activamente para recibir a los hinchas internacionales del fútbol en el mundial 2022. Como ocurre en cualquier país que organiza un evento de esa envergadura, por todas partes hay obreros trabajando, cables, cabillas, etc. Además de estadios gigantescos, el gobierno construye una red de transporte impresionante que incluye metro y tranvía, para facilitar el acceso del público a los partidos. Todo augura un mundial perfecto desde el punto de vista de la acogida y de las infraestructuras. Pero ¿ los cataríes estarían dispuestos a aceptar que un hincha vea su partido con una cerveza en la mano? No hay que perder de vista que, al menos por ahora, ¡tomar bebidas alcohólicas en Catar es casi misión imposible!

Un detalle del Estadio Khalifah que acogerá algunos partidos durante el mundial de fútbol de 2022. Doha, septiembre de 2017. ®SilviaCeli/RFI

Además de la ausencia de bebidas alcohólica, que podría desanimar a muchos latinoamericanos, alemanes o irlandeses, Catar tiene una pequeña mancha en su imagen pues, algunos países lo acusan de haber financiado a grupos terroristas e incluso varios han roto relaciones con Doha.

“No creo que esa imagen sea compartida por una mayoría en el mundo y no creo que eso tenga algo que ver con el atractivo de un destino turístico. La veracidad de esa información no ha sido comprobada y no está afectando el flujo de visitantes que provienen de países fuera de esta región”, minimiza Taleb Rifai.

¿Qué piensa de Catar un extranjero residente?

“Catar es un país en el que hay seguridad. Aquí no hay criminalidad, es uno de los más seguros del mundo. Imagínese que usted puede dejar su carro abierto y hasta encendido durante un cuarto de hora o media hora, se va y cuando vuelve el coche está allí, tal como lo dejó. La segunda razón es que los cataríes tienen una cultura árabe pura, de hospitalidad. No se sienten las diferencias entre los nacionales y los extranjeros. Aquí hay más de 122 nacionalidades. Son amistosos y educados. Usted nunca ve a alguien gritando o peleando. Todos trabajamos respetándonos y ellos nos respetan. Usted sabe, es muy importante tener amigos de otros lugares y locales. Eso enriquece nuestra cultura”, asegura Firas, un sirio que trabaja como guía en el Museo de Arte Islámico de Doha.

Qué opina sobre el país un especialista en turismo, como Tom Hall, Director editorial de Lonely Planet, una de las mayores editoras de guías de viajes en el mundo:

“La gente debería venir a Catar porque es un ejemplo de los cambios realmente interesantes que están ocurriendo en el mundo. Países que están emergiendo como verdaderos poderes económicos y desarrollando sus ciudades y paisajes con el fin de sorprender y de hacer algo monumental, pero también con el objetivo de desarrollar una arquitectura interesante e interactiva. Hay muchas razones para visitar Catar”.

El reto turístico de Catar será “lograr combinar autenticidad, modernidad, cultura y calidad. Hasta ahora ha logrado crear un destino que ofrece alta calidad, modernismo y lujo. Tiene que combinar todo esto con productos auténticos y con todo lo que represente la cultura catarí. Este es el gran desafío”, opina Taleb Rifai que, en materia de turismo, no hay quien le gane.

Un paseo por las costas cataríes en barco se impone. Doha, septiempre de 2017. ®CristinaRaffalli

*Catar otorga visas a 80 países y su línea bandera, Qatar Airways, conecta al país con más de 150 destinos.

Greenpeace alerta sobre la falta de seguridad de las centrales nucleares en Francia

La búsqueda de lo imposible como motivación en las investigaciones científicas