rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Estados Unidos Afganistán

Publicado el • Modificado el

Trump descarta retirada de Afganistán y presiona a Pakistán

media
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el momento de anunciar su estrategia para Afghanistán, el 21 de agosto de 2017, en Fort Myer, Virginia. REUTERS/Joshua Roberts

El presidente estadounidense, Donald Trump, descartó el lunes cualquier retirada de Afganistán, dejando la puerta abierta al envío de más tropas. Reprendió con fuerza a Pakistán por ser "un refugio" de extremistas.


"Mi instinto era retirarnos y generalmente suelo seguir mi instinto", reconoció Donald Trump desde la base militar de Fort Myer, cerca de Washington. "Pero las decisiones son muy diferentes cuando uno está en el despacho oval", subrayó al justificar su giro de 180 grados sobre la presencia militar estadounidense en Afganistán y anunciar su estrategia para intentar poner fin a la guerra más prolongada de la historia estadounidense.

El mandatario reconoció que retirar a los más de 8.000 soldados presentes hoy en Afganistán "provocaría un vacío" que los Talibanes aprovecharían, aunque no descartó negociar con el grupo insurgente.

Pese a la masiva intervención estadounidense iniciada en 2001 después de los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York, el gobierno de Kabul apenas controla la mitad del territorio y otro tanto de la población.

El mandatario estadounidense no dió cifras sobre el número de soldados que Washington enviaría, el momento en que serían movilizados o el tiempo de estadía, pero fuentes de la Casa Blanca hablan de 3.900 personas.

Un "nuevo cementerio", prometen los talibanes

El presidente afgano, Ashraf Ghani, saludó el anuncio de Trump mientras que los talibanes afirmaron que Afganistán se convertirá en un "nuevo cementerio" estadounidense. El secretario general de la OTAN, Jens Stolenberg, se congratuló por su parte por la medida del presidente estadounidense y afirmó que la Alianza Atlántica no dejará que Afganistán se convierta en un "refugio para terroristas".

2.400 soldados muertos, 20.000 heridos y más de 110.000 millones de dólares gastados por Washington es el saldo cuando están a punto de cumplirse 16 años del inicio de la intervención militar estadounidense en Afganistán.

Presión sobre Pakistán

La estrategia de Trump en el sur de Asia también pasa por recomponer la relación con Pakistán, un aliado histórico que comparte una frontera clave con Afganistán y a quien el mandatario estadounidense reprendió con fuerza.

"Pakistán tiene mucho que ganar si colabora con nuestros esfuerzos en Afganistán. (Pero) tiene mucho que perder si sigue acogiendo a criminales y terroristas", advirtió Trump. "Esto tiene que cambiar y cambiará inmediatamente", reclamó.

En respuesta a las declaraciones del mandatario estadounidense que acusó a Islamabad de apoyar a los "agentes del caos", Pakistán hizo este martes un llamado a la paz para su vecino Afganistán y aseguró que estaba trabajando para combatir la "amenaza del terrorismo".

El lunes, el ejército paquistaní recordó que Pakistán no albergaba "ninguna estructura organizada de ningún grupo terrorista".

Con AFP.-