rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Yemen Arabia Saudita Guerra

Publicado el • Modificado el

EEUU y la ONU piden alto el fuego en Yemen

media
Fotografía del sitio bombardeado "por error" por la coalición árabe, en Sanaa, Yemen, el 8 de octubre 2016. REUTERS/Khaled Abdullah

Estados Unidos, Gran Bretaña y la ONU pidieron el domingo al gobierno yemení del presidente Abd Rabbo Mansur Hadi y a los rebeldes chiitas que fijen un alto el fuego en Yemen. Declaración que llega un día después de que la coalición árabe reconociera que el mortífero bombardeo de la semana pasada fue un error.


"Ha llegado la hora para establecer un alto el fuego sin condiciones y luego acudir a la mesa de negociaciones", subrayó el secretario de Estado norteamericano John Kerry, tras una reunión en Londres dedicada a este conflicto.

El apoyo de Estados Unidos a la coalición árabe dirigida por Arabia Saudita, para apoyar a las fuerzas leales al gobierno ha ido cambiando desde que un bombardeo de la dicha coalición dejó 140 muertos en Saná y suscitó condena internacional.

Los rebeldes hutíes controlan desde 2014 la capital Saná y otras regiones del país, obligando al gobierno a exiliarse.

El bombardeo del pasado sábado se efectuó sin las precauciones habituales destinadas a limitar las bajas civiles y sin el acuerdo de la comandancia. Es lo que explicaron los investigadores designados por la coalición liderada por Arabia Saudí.

Incumplimiento de las reglas de enfrentamiento

"Debido al incumplimiento de las reglas de enfrentamiento y de los procedimientos de la coalición así como a una información errónea, un avión de la coalición atacó erróneamente este lugar, lo que provocó la muerte y heridas a civiles", subrayaron los investigadores.

El ataque tuvo por blanco una gran sala de Saná, la capital de Yemen controlada por los rebeldes hutíes, donde se llevaba a cabo una ceremonia fúnebre por el padre de un alto funcionario.

Los investigadores recomiendan en consecuencia sancionar a personas responsables de este error, indemnizar a las víctimas del bombardeo, que dejó también 525 heridos, y revisar las "reglas de enfrentamiento" de las operaciones militares en Yemen.

"Crimen de guerra"

La coalición árabe implicada en el conflicto para apoyar al presidente de Yemen Abd Rabbo Mansur Hadi contra los rebeldes hutíes había negado en un primer momento toda responsabilidad en el ataque en Saná.

El bombardeo fue condenado en numerosos países y llevó a Estados Unidos, aliado de Arabia Saudí, a anunciar una revisión de su apoyo a la coalición en Yemen.

La guerra en ese país ha causado 6.885 muertos desde marzo de 2015, casi la mitad de los cuales civiles, según la ONU.

La organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch estimó que esos bombardeos equivalían a un "crimen de guerra" y destacó que eran "desproporcionados" ante "la evidente presencia de civiles" durante la ceremonia.

Yemen está ubicado en el nivel 3 de emergencia, el más alto en la escala humanitaria de la ONU. El 70% de su población, de 21 millones de habitantes, enfrenta escasez de alimentos. Un conflicto ignorado. 

Con AFP