rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Siria Rusia OTAN grupo Estado Islámico (EI)

Publicado el • Modificado el

Gran operación terrestre del ejército sirio con el apoyo de Rusia

media
Un hombre junto a un cráter causado según activistas por un bombardeo ruso en Latamneh en la provincia de Hama, Syria, el 2 de octubre de 2015. REUTERS/Ammar Abdullah

Las fuerzas del régimen de Bashar al Assad lanzaron el miércoles una ofensiva por tierra en la provincia de Hama, en el centro del país, secundada por la aviación y los buques de la marina rusa. Damasco asegura que los ataques debilitaron al grupo Estado Islámico. Estados Unidos afirma que sólo un 10% de los ataques rusos conciernen a estos islamistas y advierte sobre el peligro de una escalada.


El ejército sirio y fuerzas aliadas lanzaron el miércoles una operación terrestre de gran envergadura en la provincia de Hama (centro), con el apoyo aéreo de Rusia, que incluyó el uso, por primera vez, de misiles lanzados por buques de la Marina, lo que revive al régimen de Bashar Al Asad.

 
El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció una "intensificación de los ataques" aéreos. Por su parte, Washington afirma que el 90% de estos ataques no fueron contra objetivos yihadistas, sino contra grupos armados moderados opositores a Damasco.
 
No obstante, Moscú también dijo estar dispuesta a establecer contactos con el Ejército Sirio Libre (ESL), compuesto precisamente por opositores al presidente Bashar al Asad que cuentan con el apoyo de las potencias occidentales.
 
"El ejército sirio y fuerzas aliadas iniciaron una operación terrestre en partes del norte de la provincia de Hama con cobertura de la fuerza aérea rusa", indicó una fuente militar a la AFP.
 
Esta fuerte implicación rusa permitió al ejército sirio, que acumulaba reveses en los últimos meses ante el grupo yihadista Estado Islámico (EI), lanzar este miércoles "una vasta operación terrestre en el norte de la provincia de Hama", según esta fuente de Damasco.
 
Por primera vez, buques de guerra rusos dispararon el miércoles 26 misiles de crucero contra posiciones del EI, sumándose a la ofensiva aérea, indicó el ministro ruso de Defensa.
 
Los disparos fueron efectuados por cuatro navíos de la flota del Mar Caspio contra 11 objetivos, que "fueron destruidos", señaló el ministro, Sergei Shoigu.   En una semana, Rusia bombardeó 112 objetivos yihadistas.
 
Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), las fuerzas rusas bombardearon al menos cuatro sitios en la provincia de Hama (centro), y tres en la de Idleb (noroeste).
 
La provincia de Idleb está en manos del Ejército de la Conquista, una coalición rebelde compuesta por el brazo de Al Qaida en Siria, y el Frente Al Nosra, que busca reforzar su presencia en la provincia de Hama.
 
Este jueves, Damasco aseguró que los bombardeos rusos en Siria permitieron debilitar a los yihadistas del Estado Islámico y a otros grupos armados, y ayudaron a las fuerzas del régimen sobre el terreno, anunció el jueves el jefe del Estado Mayor del ejército sirio.
 
"Tras los bombardeos rusos, que disminuyeron la capacidad de combate del EI y de otros grupos terroristas, las fuerzas armadas sirias mantuvieron la iniciativa militar", indicó el general Alí Abdalá Ayub, citado por la televisión pública.
 
 
Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, denunció el jueves una "escalada inquietante" de la actividad militar de Rusia en Siria, donde Moscú multiplica desde hace una semana los bombardeos masivos en apoyo al régimen de Bashar Al Asad.
 
"En Siria, observamos una escalada inquietante de las actividades militares rusas. Vamos a analizar los últimos acontecimientos y sus implicaciones para la seguridad de la Alianza", declaró Stoltenberg a su llegada a una reunión de ministros de Defensa de la OTAN en Bruselas.
 
Stoltenberg citó en especial "las recientes violaciones del espacio aéreo de la OTAN por aviones rusos", en alusión al espacio de Turquía.
 
Con AFP.-