rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Estados Unidos Corea del Norte Kim Jong-Un Donald Trump

Publicado el • Modificado el

Las razones de Trump para anular la cumbre con Corea del Norte

media
Combinación de fotos. Presidente Donald Trump y el líder de Corea del Norte Kim Jong Un en Washington REUTERS/Kevin Lamarque and Korea Summit Press Pool/File Photos

Después de idas y venidas, Donald Trump finalmente anuló la Cumbre con Corea del Norte pactada para el 12 de junio de este año en Singapur. En el comunicado publicado ayer por la Casa Blanca, Trump hace referencia a una hostilidad y una cólera de parte de Pyongyang que impedían que esta cumbre se realice en buenos terminos. Sin embargo, las razones podrían ser otras.


Esta decisión que ha causado sorpresa internacional tendría sus verdaderas razones en ciertas actitudes de Corea del Norte interpretadas por Washington como una "falta de voluntad política" más allá del despliegue mediático de Pyongyang.

Ausencia de Corea del Norte a una reunión clave

El detonante para que Donald Trump decidiera cancelar la cumbre con Corea del Norte, de acuerdo a un responsable norteamericano entrevistado por AFP, fue la ausencia de los representantes norcoreanos en una reunión preparatoria para el 12 de junio. 

A esto se suma el hecho que Estados Unidos había pedido que la desnuclearización se haga por etapas y no como la realizó el jueves pasado Corea del Norte cuando anunció el desmantelamiento total de su sitio nuclear Pungyye-ri en presencia de periodistas extranjeros cuyos teléfonos satelitales y sus aparatos para medir la radiación nuclear habían sido confiscados, según informó en Twitter un reportero del canal británico Skynews, entre los participantes.

Así,la destrucción de este lugar habría servido más para favorecer la imagen de Kim Yong Un a nivel internacional que tener un real impacto en la política nuclear del país.

Además, hace unos días Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos declaró que sería un error para Corea del Norte tratar de jugar con Trump, aludiendo la posibilidad de que Kim Yong Un aparentara una desnuclearización del país, sin testigos. Pence además fue más lejos advirtiendo que Corea del Norte podría repetir el ejemplo de Libia con Mouamar Gadafi.Declaraciones que fueron a su vez calificadas "estúpidas" por la Ministra de Relaciones Exteriores de Corea del Norte. 

La anulación de la Cumbre, a vista de los especialistas, es una demostración de fuerza por parte de Estados Unidos para detener las presiones de Corea del Norte respecto a maniobras militares conjuntas entre Washington y Seúl mientras no se tiene garantías de la desnuclearización de Pyongyang.

La cumbre entre Estados Unidos no está enterrada

Pese a la anulación intempestiva de Donald Trump, la primera viceministra de Relaciones Exteriores de Corea del Norte dejó abierta la posibilidad de reunirse con Washington en otro momento.

Las reacciones no se han hecho esperar. El presidente surcoreano Moon Jae-in, que se había reunido apenas hace dos días con Trump, dijo estar «confundido y decepcionado». Así se lo comunicó también el primer ministro japonés Shinzo Abo, que según dijo Trump a los periodistas le ofreció encargarse de «buena parte» de los gastos militares que pudiera tener la cumbre. «Con suerte ocurrirá algo positivo pero si no, estamos más listos que nunca», añadió.

Por lo pronto, Corea del Norte ha ganado la batalla de la imagen con la destrucción de los túneles de su sitio de ensayos nucleares y con la liberación de los tres rehenos norteamericanos.