rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Siria

Publicado el • Modificado el

Entrevista a la portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja

media
Un convoy de la Cruz Roja Internacional (CICR) cerca del campo de Wafideen à Damas, Siria 5 marzo 2018. REUTERS/Omar Sanadiki

Este lunes un primer convoy de ayuda humanitaria de 46 camiones transportando comida y material médico ingresó en el enclave rebelde de Guta Oriental, cerca de Damasco, donde el ejército sirio mantiene sitiados a sus 400 mil habitantes. Un segundo convoy debe ingresar el jueves próximo. RFI conversó con la portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja Patricia Rey Gonzalez.


Patricia Rey Gonzalez: Desde el Comité Internacional de la cruz roja confirmamos que este 5 de marzo, cerca de mediodía hora de Ginebra, un convoy del comité internacional de la cruz roja y la media luna roja árabe siria, junto con Naciones Unidos han entrado en la ciudad de Duma, en Guta Oriental. Esto ocurre tras varios meses de intentos de llevar ayuda humanitaria a Guta Oriental, que como se sabe en los últimos meses ha estado bajo bombardeos y vive una situación humanitaria catastrófica. El convoy que ha ingresado está compuesto por 46 camiones, incluye unas 5500 bolsas de comida para unas 27.500 personas. También llevamos  elementos médicos y quirúrgicos, dado que la situación respecto al acceso a la salud más básica está muy deteriorado.

 

RFI Este primer convoy que viene a paliar las necesidades más urgentes pero el drama humanitario sigue vigente

PRG: Exactamente, la última vez que nosotros pudimos acceder a Guta oriental fue en noviembre pasado y ahora, después de unos meses, volvemos a tener acceso. Este acceso intermitente no es suficiente para asistir a personas que se hallan en una situación catastrófica al interior de esta zona. Como organizaciones humanitarias, solicitamos que se nos dé un acceso regular y sin condiciones para poder dar las medicinas y la comida que tanto se necesitan. Sabemos que hay cientos de miles de personas en la zona y que nuestra ayuda nunca va a colmar las necesidades, sin embargo si se nos diera un acceso más regular, podríamos quizá calmar un poco la situación. De la manera en que los estamos haciendo ahora, es muy limitada, tardamos días en montar los convoyes humanitarios y horas para entregar la ayuda al llegar a Guta Oriental. En estas condiciones es muy complicado para nosotros para hacerlo, la solución humanitaria requiere que se nos dé un mayor acceso para poder asistir todas las necesidades que ahora mismo insatisfechas en dicha zona.