rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Justicia Trabajo

Publicado el • Modificado el

Ola de suicidios en France Télécom: arranca un juicio inédito

media
Agencia France Télécom de Troyes, donde un técnico de 49 años se quitó la vida con un cuchillo, en septiembre de 2009. Alain Julien/AFP

Después de la ola de suicidios en France Télécom entre 2007 y 2010, el juicio a los exdirectivos de la empresa, entre ellos su exjefe Didier Lombard, se abre este lunes en París.


Didier Lombard y seis otros directivos de France Télécom, ahora Orange, están en el banquillo de los acusados este lunes, en París, por acoso moral y complicidad de este delito. Sindicatos y víctimas esperan un juicio ejemplar.

La investigación se centra en los casos de 39 empleados: entre 2007 y 2010, 19 se suicidaron, 12 lo intentaron y ocho sufrieron depresión. Sin embargo, entre 2008 y 2011, el Observatorio del Estrés y de las Movilidades Forzadas (creado por los sindicatos CFE-CGC y Sud-PTT) contabilizó más de 60 suicidios y cerca de 40 intentos.

Según los sindicatos y la dirección, hubo 35 suicidios tan sólo en 2008 y 2009. Una cifras que hay que manejar con precaución, puesto que pueden ser incompletas y que resulta difícil vincular con seguridad todos estos suicidios con las condiciones de trabajo.

En todo caso, el sufrimiento en el trabajo estará en el corazón de este juicio que debería durar hasta el 12 de julio. Para los jueces de instrucción, se trata de “acoso moral organizado a escala de una empresa por sus dirigentes”.

Este juicio es fundador, comenta Sylvie Topaloff, abogada de las partes civiles: “Es fundador en ese sentido que apunta a una política y no a actos individuales, y es fundador porque apunta al grado superior en la jerarquía de una empresa que ha instaurado, creado, inventado esa política”.

El juicio podría incluso abrir la vía a un reconocimiento del acoso moral institucional: “Finalmente, el acoso moral es un método de management, como lo practicaron en la empresa. No creo que haya habido un caso de acoso moral que concierna a 100.000 personas hasta hoy ante las jurisdicciones francesas. En este sentido, será inédito”, precisa Jean-Paul Teissonière, abogado de las partes civiles.

Los directivos de France Télécom habían implementado un amplio programa de reestructuración: los planes NExT y Act, que tenían como objetivo transformar la empresa en tres años, desprendiéndose de 22.000 asalariados sobre 120.000 y haciendo que 10.000 personas cambiaran de puesto.

Los exdirectivos no serán juzgados por sus decisiones estratégicas, sino por sus métodos. En 2006, en un discurso, Didier Lombard afirmaba: “Haré que se vayan de una manera u otra, por la ventana o la puerta”.

Los jueces de instrucción detallaron “los dispositivos de desestabilización del personal”, con “controles excesivos”, “la marginalización” de los asalariados, “las reorganizaciones múltiples”, entre otras cosas.

Desde la empresa, una fuente cercana al caso afirma que la empresa “no niega el sufrimiento de los asalariados pero niega haber implementado una política destinada a desestabilizar sus equipos”.