rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia chalecos amarillos Emmanuel Macron

Publicado el • Modificado el

La frasecita de Macron que marca la 9ª protesta de los ‘chalecos amarillos’

media
El presidente Macron compartiendo un roscón de reyes en el Elíseo con los maestros-panaderos, 11 de enero. Ian Langsdon/Pool via REUTERS

En la víspera de una nueva manifestación de los ‘chalecos amarillos’, que las autoridades temen más radical y violenta que las anteriores, Macron afirmó que ‘demasiados conciudadanos estiman que se puede obtener algo sin contribuir con ese esfuerzo’. La oposición denuncia una provocación.


En una reunión este viernes en la sede de la presidencia para compartir un roscón de reyes ante una asociación del panaderos, el mandatario francés elogió el “sentido del esfuerzo” estimando que “los desórdenes que nuestra sociedad está viviendo se explican en ocasiones por el hecho de que demasiados de nuestros conciudadanos piensan que se puede obtener algo sin contribuir con ese esfuerzo”.

La frase ha sido interpretada como una alusión a las protestas de los ‘chalecos amarillos’ convocadas para hoy, un nuevo sábado de manifestaciones, el noveno, durante el cual se temen tensiones y actos de violencia más importantes que la semana pasada.

La oposición acusó de inmediato de provocación al jefe de Estado, que ha sido duramente criticado en el pasado por “frasecitas” que demuestran según ellos su menosprecio hacia una parte de los franceses, entre otras, cuando hizo la diferencia entre “los franceses que tienen éxito y los que no son nada”.

'Torpeza del rey'

“Hay el roscón de reyes; en este caso, es la torpeza del rey”, dijo el diputado Alexis Corbière del partido de izquierda radical Francia Insumisa. “El presidente sugiere que la gente que está manifestándose en la calle, los que apoyan a los ‘chalecos amarillos’, no hacen suficientes esfuerzos”.

“En un momento en el que la prioridad es el regreso a la serenidad, el presidente debe tener el sentido de las responsabilidades y no provocar mayores tensiones”, estimó en Twitter el presidente del opositor partido de derecha Los Republicanos, Laurent Wauquiez.

“Defender el esfuerzo, sí; defender a los fuertes, no”, escribió por su parte en Twitter el secretario nacional del Partido Comunista Fabien Roussel.

Las autoridades francesas temen que las protestas de los “chalecos amarillos” de este sábado, el noveno consecutivo, sean más radicales que hace una semana, en momentos en que este movimiento antigobierno que había perdido fuelle a finales año parece recobrar fuerza.

El movimiento de los "chalecos amarillos", llamados así porque usan esa prenda para salir a protestar, empezó como una manifestación contra el alza del precio de los combustibles, pero ha derivado en una revuelta contra las políticas del gobierno del presidente Emmanuel Macron.

Para intentar calmar los ánimos, el mandatario centrista ha anunciado una serie de medidas, valoradas en 10.000 millones de euros, para aumentar el poder adquisitivo y reducir la presión fiscal, que incluye el aumento de 100 euros del salario mínimo. Pero aunque el número de participantes en las protestas ha caído en las últimas semanas, la movilización continúa.

La octava jornada de protestas de este colectivo antigobierno, que reúne a franceses de las clases populares y medias, volvió a terminar con episodios de violencia callejera.

El prefecto confirmó que se desplegará un importante dispositivo de seguridad el sábado - similar al de mediados de diciembre - compuesto por 80.000 policías y 14 vehículos blindados de la gendarmería.