rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Italia Gastronomía

Publicado el • Modificado el

La hija del mafioso Toto Riina abre un restaurante en París

media
Salvatore Riina, alias Toto Riina, fue condenado en Palermo tras 23 años de huir de la justicia. Foto del 4 de marzo de 1993. Photo : Franco Origlia/Getty Images

El restaurante, bautizado “Corleone”, abrió sus puertas en uno de los principales barrios de la capital francesa. Decenas de curiosos se acercan para degustar la comida de la benjamina del “jefe de los jefes” de la mafia italiana.


Por Blanca Castro para RFI

A solo metros del Arco del Triunfo, Lucia Riina decidió abrir su primer restaurante en noviembre pasado. Este nuevo capítulo de su vida comienza a más de mil kilómetros de distancia de su tierra natal y de su familia. Sin embargo, la llegada de la también pintora no pasó desapercibida, ya que con el nombre “Corleone”, personaje icónico de Francis Ford Coppola en la trama El Padrino, le hace un guiño a su historial familiar.

Su padre, Salvatore Riina, fue uno de los miembros más emblemáticos de la “Cosa Nostra” siciliana, que durante la década de los ochenta y principios de los noventa llevó a cabo una sangrienta batalla contra diferentes familias de la mafia y contra el propio Estado italiano, lo que desencadenó el caos en el país.

A lo largo de su vida, Riina tuvo varios sobrenombres como “la bestia”, “el jefe de los jefes” e inclusive como “el corto” por su baja estatura, pero “Toto” se convirtió en su apodo referente para la prensa internacional a la hora de exponer sus crímenes, como el asesinato de dos magistrados dedicados al desmantelamiento de la mafia.

Toto Riina, condenado a cadena perpetua, falleció en prisión debido a un cáncer y dejó a su familia en dificultades económicas luego de la confiscación de una gran parte de sus bienes. Esto podría ser una de las razones por las cuales Lucia Riina tomó su billete con dirección a Paris.

Por ahora, su nuevo negocio parece haber sido recibido con agrado por los parisinos. Los comensales han expresado su gusto por la comida y el buen trato que se recibe al cruzar la puerta, sin embargo, esto no les ha permitido encontrarse con Riina, quien prefiere la discreción.