rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia chalecos amarillos

Publicado el • Modificado el

La prensa francesa enfrenta la hostilidad de los ‘chalecos amarillos’

media
"Abolición del control de los medios por parte de los ricos", reza el cartel de un manifestante en la manifestación de los "chalecos amarillos", el 15 de diciembre de 2018 en París. Fuente: AFP.

El movimiento contestatario expresa continuamente su rechazo hacia los medios tradicionales franceses -privados o públicos-, a los que acusa de colaborar con el poder y caricaturizarlos, mientras privilegia la cobertura en directo que propone la filial de la televisión rusa RT y las redes sociales.


El lunes 7 de enero, los reporteros de calle del principal canal de noticias privado, BFMTV, decidieron que no cubrirían la actualidad del día en protesta por dos agresiones padecidas por sus colegas el fin de semana mientras transmitían sobre las manifestaciones de los “chalecos amarillos”.

“Nos pueden criticar, pero golpear a periodistas, es más allá de lo que puede tolerarse en democracia”, protestó François Pitrel, presidente de la asociación Société des Journalistes, que representa a los reporteros de la redacción. “Detrás de estos actos de violencia hay una minoría [de activistas], pero son sistemáticos desde hace semanas: insultos, amenazas, agresiones…’, Pitrel afirma citado por Le Monde.

El canal BFMTV, que ofrece una cobertura en directo y en continuado de las manifestaciones salpicada por comentarios de panelistas, cristaliza la frustración de los “chalecos amarillos”.

En las manifestaciones, los periodistas de ese canal son tratados de “colaboracionistas” del poder, mientras corean eslóganes hostiles hacia la prensa. El 19 de noviembre, medio centenar de activistas se manifestaron directamente frente a la sede de la señal informativa tratando a los comunicadores de “mentirosos” y “manipuladores”.

En medio de las críticas, el canal anunció que contrataría, para hacer una prueba como cronista, a una de las voceras de los chalecos amarillos, Ingrid Lavavasseur. Sin embargo, ante las críticas de periodistas sobre la iniciativa y las amenazas recibidas en las redes sociales por parte de militantes, la mujer renunció a la oferta.

La hostilidad a BFMTV también existe hacia otros medios, ya sean de otro canal de noticias privado-como LCI-, o los de la televisión pública francesa. Las críticas recurrentes hacia los medios tradicionales encontraron días atrás una justificación cuando el canal estatal France 3 retocó digitalmente un cartel hostil al presidente Emmanuel Macron en la fotografía de una manifestación, lo que fue reconocido posteriormente por la señal.

El canal público France 3 borró de la pancarta del manifetante el "fuera" junto a Macron, tal como reconociera el canal. Twitter

La prensa escrita también es blanco de las acciones de los “chalecos”. El pasado viernes, cuatro personas fueron detenidas luego de que medio centenar de manifestantes bloqueara la salida del diario regional L’Est Républicain, cerca de Nancy. El 27 de diciembre había sido el turno de otro periódico regional, Ouest-France, que había visto impedida su difusión.

RT, a la cabeza de los medios elegidos por los “chalecos amarillos”

Los “chalecos amarillos” parecen privilegiar los nuevos medios, en particular las ediciones en directo del canal ruso RT (ex Russia Today), que cubre las manifestaciones y las difunde en sus redes sociales sin comentarios. Una particularidad es que las marchas son filmadas desde adentro, y no desde un costado, como lo hacen los demás medios.

“Nuestros periodistas se encuentran entre los manifestantes y corren riesgos para presentar la cobertura más completa posible”, se felicita Xenia Fedorova, presidente y directora de la información de RT France.

“Damos a los ‘chalecos amarillos’ una plataforma para expresarse. Nosotros los tratamos con respeto, sin pegarles una etiqueta de extrema derecha o de extrema izquierda, como lo hicieran muchos medios en el pasado”, agrega en declaraciones a AFP.

Aparte de RT, medio que el gobierno de Macron mantiene a distancia por considerarlo un instrumento de propaganda al servicio del Kremlin, los “chalecos amarillos” optan por seguir a periodistas de medios que sólo existen en las redes sociales, como Brut, y la cámara siempre alerta de su periodista estrella Rémy Buisine.

“En el movimiento de los ‘chalecos amarillos’, existe un discurso de denuncia de los que saben: periodistas, políticos, expertos", señala Arnaud Mercier, profesor en Comunicación de la Université París II. “Lo que le reprochan a los medios es, primero, el haberlos ignorado, haberlos invisibilizado para la sociedad durante años”, indica.

“Las redes sociales son un contra-espacio público para ellos”, explica. Las cámaras de RT “siguen a los manifestantes, prácticamente sin comentarios” y “la gente se dice ‘es cierto, no hay manipulación’”, agrega.

Los “chalecos amarillos” han creado su propia plataforma informativa en Facebook, “Vécu, le média gilet jaune” (Vivido, el medio chaleco amarillo). En esta página, uno de los líderes del movimiento, Eric Drouet, propuso una encuesta en la que preguntaba qué medios libres deberían poder publicar en Vécu. La respuesta: en primer lugar aparecía Brut (11.600 votos), seguido por RT France (más de 3.900 votos).

Para el gobierno francés, que el tratamiento informativo de una crisis mayor pase en gran parte por las redes sociales y RT, mientras los medios tradicionales son boicoteados por los “chalecos”, se ha convertido en un problema. Este jueves, el Consejo Nacional de lo Audiovisual (CSA), la autoridad que regula los contenidos en los medios, reúne a los directivos de una decena de canales de televisión para reflexionar sobre el tratamiento informativo de esta crisis social y mediática.