rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia chalecos amarillos Édouard Philippe

Publicado el • Modificado el

El Gobierno francés endurece su línea contra los 'chalecos amarillos'

media
El primer ministro francés Edouard Philippe en el noticiero del canal TF1, el lunes 8 de enero de 2019. ERIC FEFERBERG / POOL / AF

El primer ministro Édouard Philippe anunció en una entrevista este lunes 7 de enero, nuevas medidas para desarticular a los chalecos amarillos que participen en actos violentos. Un proyecto de ley que vislumbra un antes y después en las manifestaciones en Francia.


Por Blanca Castro, para RFI

El capítulo de los chalecos amarillos en Francia parece estar lejos de terminar. El primer ministro francés declaró que su gobierno está listo para presentar en la Asamblea Nacional una nueva ley que sancione aquellos que asistan a manifestaciones no autorizadas y que porten algún tipo de encubrimiento facial. Además, se endurecerán las medidas en contra los individuos que lleven a cabo acciones vandálicas.

Las declaraciones de Édouard Philippe se presentan luego de que se reanudaran las protestas el pasado fin de semana en todo el país, especialmente en París donde la ciudad se ha visto verdaderamente afectada por los actos vandálicos a infraestructuras comerciales y públicas.

Entre enfrentamientos violentos con las autoridades y vehículos incendiados, está también uno de los episodios más emblemáticos de la jornada del primer fin de semana del año: la participación del antiguo campeón de boxeo francés, Christophe Dettinge, quien permanece bajo custodia por presuntamente lastimar gravemente a dos policías, durante las manifestaciones del pasado 5 de enero.

“No podemos aceptar que algunas personas aprovechen estos eventos para destruir y quemar. Estos nunca tendrán la última palabra en nuestro país (…) Ellos cambian sus prácticas, nosotros cambiaremos nuestro método”, afirmó Philippe.

En la entrevista, el primer ministro explicó que este nuevo “método” funcionará como el dispositivo establecido en los estadios de futbol: un fichaje a los alborotadores que no les permitirá el acceso a próximas manifestaciones.

“No estoy convencido, estoy frustrado como muchos de los franceses que escucharon al primer ministro esta noche. Tuvimos una demostración de autoridad de la parte del jefe de gobierno, el cual sabemos que enfrenta dificultades que lo superan”, declaró Gilles Platret, portavoz del partido Los Republicanos, quien aseguró que su formación había presentado un proyecto de ley hace tres meses para restablecer la tranquilidad de las manifestaciones.

“Si el Gobierno hubiera escuchado a su oposición desde hace semanas, no estaríamos en esta situación”, sentenció Platret.

Por otra parte, un representante de los chalecos amarillos, Xavier Renou, considera que las nuevas acciones del Gobierno van en contra de los orígenes de la protesta civil.

“Estamos bajo un contexto donde las manifestaciones tienen dimensiones revolucionarias, las personas no pueden comenzar a declarar en las ciudades en donde se van a manifestar, ya que se trata de desobediencia civil (…) Las acciones violentas siempre se encuentran en todos los movimientos populares de cólera. Creen ustedes que habrá menos cólera o violencia pero será todo lo contrario, ya que este movimiento no es solo para oponerse a una ley sino para dar oposición a una lógica gubernamental que es profundamente injusta y violenta”, concluyó Renou.

Desde el inicio de la movilización, en noviembre de 2018, se ha puesto en custodia policial a más de 5 mil personas en toda Francia, según cifras del Ministerio de Justicia.