rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

¿Resistirá el imperio Renault-Nissan-Mitsubishi sin su todopoderoso Carlos Ghosn?

Por Yaiza Martín

Tras el arresto en Japón del hombre a la cabeza de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, el futuro del primer grupo automóvil mundial está en el aire.

La cúspide del imperio automovilístico se tambalea y pone en duda la continuidad de una industria clave para las economías francesa y nipona. Tras el arresto de Carlos Ghosn por presuntamente ocultar parte de sus ingresos al fisco nipón, los dos constructores japoneses despidieron al dueño de la alianza y el Gobierno francés, primer accionista de Renault, anunció que Ghosn ya no reúne las condiciones de dirigir el grupo.

Para Antonio Sales, analista del intermediario financiero XTB, "hay un claro impacto negativo a corto y a largo plazo de este arresto". El primer ejemplo fue la rápida reacción de los  mercados bursátiles: las acciones de Renault cayeron hasta un 8% tras conocerse la detención de Ghosn y las de Nissan, un 5,45%, lo que cuestiona la continuidad de la alianza de los dos fabricantes, efectiva desde 1999. Los ministros de economía de Francia y de Japón confirmaron, sin embargo, la importancia del apoyo a esta unión.

El objetivo ahora es saber qué grado de relación conviene a las dos partes, y es que el rumor de una posible fusión podría haber sido mal recibido por los japoneses, que perderían control. Algunos expertos hablan incluso de un ajuste de cuentas de Nissan, quien llevó a cabo la investigación que puso en jaque a Carlos Ghosn, para imponer su dominio en una empresa clave del capitalismo nipón. Los últimos eventos habrían frenado la fusión, lo que sería una ventaja para los japoneses. 

No obstante, para Felipe Muñoz analista de la consultora Jato Dynamics, especialista del sector automovilístico, el futuro de la alianza dependerá de la actuación de los nuevos dirigentes.

La figura de Carlos Ghons era hasta ahora sinónimo de la alianza entre Nissan y Renault, que hace casi 20 años salvó al constructor nipón de la quiebra. Ahora queda por ver si la ausencia del todopoderoso no resquebraja el imperio automovilístico. 

 

Lacrimógenas, balas de goma y destrozos: así fue la jornada de protesta de los Chalecos Amarillos

España: claves para entender la entrada de la extrema derecha en el parlamento andaluz