rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Atentados en París

Publicado el • Modificado el

Francia: piden prisión contra la falsa víctima de los atentados de 2015

media
Alexandra D. lleva el lema de París tatuado en el brazo (Fluctuat nec mergitur: batida por las olas, pero no hundida), al lado de una cicatriz supuestamente producida por una bala cuando en realidad es la consecuencia de un accidente de kitesurf. JOEL SAGET / AFP

Este martes, la Fiscalía requirió 18 meses de prisión firme contra Alexandra D., una mujer de 32 años que pretendió ser una víctima de los atentados del 13 de noviembre de 2015 y sacó provecho de su estatuto de sobreviviente.


Durante mucho tiempo, Alexandra D. aseguró a las autoridades que se encontraba en la terraza del bar Le Carillon cuando uno de los terroristas empezó a disparar contra la multitud. Y hubiera podido ser cierto: unos minutos antes del atentado, había dicho a su familia que iba a tomar algo en este lugar que frecuentaba mucho. Pero aquella vez, cambió sus planes y se fue a bailar.

Este 2 de octubre, en el Tribunal Correccional de París donde se la juzgaba por fraude y falso testimonio, Alexandra D. reconoció finalmente haber mentido, dirigiéndose a las verdaderas víctimas presentes: “Vengo hoy a decirles que soy culpable. Vengo a explicar mis razones, vengo a pedirles perdón”, dijo en medio de llantos.

La joven parisina explicó haber sufrido pérdidas en el atentado, y haber sentido una enorme culpa: “Llevaba en mí esa culpa… De haber estado allí, quizás hubiera podido salvarlos”. A partir de ese momento, y debido a su “mentira, estupidez, dolor”, dijo haber entrado como “en una máquina, tenía ambos pies adentro”. “Se nos guiaba para el proceso de indemnización, y tontamente seguí las etapas", afirmó ante su audiencia.

Unas frases que no convencieron a la fiscal, para quien lo que motivó la actitud de Alexandra D. fue codicia y nada más. Tras haberse acercado a la asociación Life for Paris, la mujer había quedado inscrita en la Lista Única de Víctimas y como tal tuvo derechos a indemnizaciones: recibió hasta 20.000 euros del Fondo de Garantía para Víctimas del Terrorismo y Otros Delitos Penales (FGTI), que relanzó una decena de veces por mail, alegando en uno de sus correos que ayudaba financieramente a su hermano enfermo, otra de sus mentiras.

La Agencia France Presse la incluyó en un reportaje fotográfico sobre cómo los supervivientes habían recurrido al tatuaje como una forma de terapia para superar el trauma. Y es que Alexandra D. lleva el lema de París tatuado en el brazo (Fluctuat nec mergitur: batida por las olas, pero no hundida), al lado de una cicatriz supuestamente producida por una bala cuando en realidad era la consecuencia de un accidente de kitesurf.

La parisina también convenció a la Asociación Francesa de las Víctimas de Terrorismo (AFVT) de seleccionarla para una estancia terapéutica en Normandía en 2016, de un costo de 2.800 euros.

Numerosas incongruencias en su historia habían alertado a las autoridades, lo cual llevó a la apertura de una investigación. Además, Alexandra D. se negó varias veces a realizar una evaluación médica que la hubiera desenmascarado. “Es el peor error y extravío de mi vida”, sentenció. Se espera la sentencia definitiva para el 16 de octubre, según el diario Le Parisien.