rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Emmanuel Macron salud

Publicado el • Modificado el

Los remedios de Macron para sanar un sistema de salud en crisis

media
El presidente francés Emmanuel Macron presentó su reforma del sistema de salud este 18 de septiembre de 2018 Etienne Laurent/Pool via REUTERS

El presidente francés anunció este martes una batería de medidas para los “próximos 50 años” con una inversión de 3.400 millones de euros de aquí a 2022. El fin del sistema de cuotas para los estudiantes de la salud y una reorganización para “ganar tiempo médico” son algunas de las medidas defendidas por el mandatario.


Emergencias “colapsadas”, concursos para estudiar medicina “absurdos”, estudiantes de psicología “en crisis”: los males del sector de Salud en Francia son conocidos y enfrentados por los sucesivos gobiernos. Este martes, el presidente Emmanuel Macron prometió abordar este diagnóstico con una “refundación” del sistema capaz de sostener “el Estado de bienestar del Siglo 21”.

Con este objetivo, Macron anunció una serie de 50 medidas y una inversión de 3.400 millones de euros de aquí a 2022. Desde el año que viene prevé un aumento de 400 millones suplementarios, un 0,3% más de lo inicialmente anunciado.

Entre las medidas más destacadas figura el fin del “numerus clausus”, el cupo que limitaba la cantidad de estudiantes de medicina admitidos para pasar a segundo año, según un criterio fijado anualmente por el gobierno.

"25.000 excelentes alumnos del secundario se convierten en estudiantes que fracasan en primer año, mientras al mismo tiempo tenemos que echar mano a médicos temporales de los hospitales rurales porque no tenemos suficientes médicos”, argumentó Macron.

Este concurso, que ha traumatizado a generaciones de estudiantes, fue calificado de “absurdo” por el presidente, así como las cuotas de plazas en las carreras de medicina, farmacia, odontología u obstetricia.

Otro de los pilares de la reforma defendida por Macron es la de “ganar tiempo médico”, liberando a los galenos de tareas administrativas y de ciertos "actos simples” a través de la creación de una categoría llamada “asistentes médicos”.

Otra manera de ganar tiempo es que los servicios de emergencia se concentren únicamente en “urgencias vitales”.

Macron planteó además redibujar el mapa de hospitales, con el cierre de algunos establecimientos, la categorización de otros entre 500 y 600 centros designados como “hospitales de proximidad” polivalentes y geriátricos y, en paralelo, grandes infraestructuras que concentren las salas de cirugía y maternidad, así como el material médico más sofisticado.