rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Gastronomía Torre Eiffel

Publicado el • Modificado el

Desplazado de la Torre Eiffel, el chef Alain Ducasse abre un barco restaurante

media
Esta nueva aventura, Ducasse la adecúa a los tiempos actuales, tanto en cocina, con platos más ligeros en azúcar, sal y grasa, como en la navegación, con un barco 100% eléctrico. Fuente: AFP.

Tras perder la concesión de los restaurantes de la Torre Eiffel, el cocinero que ostenta el mayor número de estrellas de la guía Michelin inaugura un establecimiento gastronómico en el Sena, con una vista privilegiada sobre el monumento al que le dio diez años de su vida.


Este verano (boreal) tuvo lugar en París la guerra de los chefs. En juego, la concesión de los servicios gastronómicos de la Torre Eiffel, que mueven cada año 43 millones de euros, de los cuales 18 millones corresponden a la caja del restaurante Jules Verne, en el segundo piso del monumento más famoso de Francia.

Luego de 10 años al frente de las cocinas de los restaurantes de la Torre, Alain Ducasse (21 estrella en la guía Michelin) vio con impotencia cómo la empresa encargada de la explotación del sitio (SETE) prefería poner al frente de sus cocinas a sus rivales, los chefs Frédéric Anton y Thierry Marx, de la empresa Sodexo.

Ducasse, representante de la compañía Elior, cuestionó ante la justicia la atribución del mercado, pero los tribunales rechazaron sus argumentos.

Pero el chef, que tiene 30 establecimientos en el mundo, no tiene la intención de alejarse demasiado de su antiguo lugar de trabajo: estrena este 10 de septiembre su barco restaurante "Ducasse Sur Seine", de 38 metros de eslora, amarrado frente a la Torre Eiffel.

El cocinero presenta su nueva propuesta como "alta gastronomía francesa, accesible y contemporánea".

"Los paseos sobre el Sena son increíbles, el viaje arquitectónico y cultural más extraordinario del mundo sobre un río", dijo Ducasse, de 61 años, sentado en una mesa para dos en este restaurante para 130 comensales.

El almuerzo a bordo de este barco acristalado, una idea que Ducasse empezó a esbozar hace 5 años, costará desde 100 euros (117 dólares). Una cena, a partir de 150 euros.

Para ambos ágapes, será una hora y media de degustación mientras se avanza por el Sena y se admiran emblemas de París como el Louvre y la catedral de Notre Dame. De noche, se regresará en el momento en que la Torre Eiffel centellea para marcar la hora.

Para quienes estén dispuestos a pagar lo máximo, habrá un menú a 500 euros con champán y vino llamado "Paris est une fête" (París es una fiesta), que evoca el famoso libro de Ernest Hemingway.