rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Arranca el año II de Macron

Por Lucile Gimberg

Tras un verano agitado por el caso de su ex escolta Alexandre Benalla, Emmanuel Macron arranca su segundo año de mandato con un panorama complejo.

El crecimiento económico será menor de lo esperado y el presidente francés mantiene su objetivo de reducir el déficit público a 2,3% del PIB. Los ministros, que volvieron esta semana a París después del descanso estival, tendrán entonces que apretarse el cinturón. Todo esto en un contexto en el que parte de su electorado espera que su política, por fin, muestre rasgos de izquierda.

Yves Sintomer, politólogo de la Universidad París 8, explica que “durante el primer año, los recortes han tocado antes de todo a las clases más pobres, más humildes de la población, entonces si va adelante con esta orientación, probablemente la reacción de la mayoría de los franceses va a ser bastante difícil. Por otra parte, como su política ha sido de romper a la derecha y de hacer una política que favorece a los electores de la derecha, puede difícilmente cambiar de orientación. Y el último criterio es la presión no solamente europea pero también de los mercados financieros para reducir el déficit que también es una necesidad a medio plazo”.

La reforma de las pensiones, un tema complejo

A pesar de todo, el ejecutivo pretende seguir con sus reformas. Promete llevar adelante su plan de lucha contra la pobreza, postergado este verano por la victoria francesa en el Mundial. También están en el menú la revisión constitucional que busca reducir el número de parlamentarios, y sobre todo la explosiva reforma de las pensiones.

“La reforma de las pensiones será el punto más difícil porque es un montón de dinero, es una prestación social de redistribución muy importante, entonces le afecta a la gente. Además es también un tema simbólico muy fuerte porque el sistema francés es muy diferenciado, es decir que muchos grupos profesionales tienen su propio sistema de pensión”, precisa Yves Sintomer. “Hay que hacer una política para unificar el sistema de pensión: tiene que ser justo, sostenible. Es muy difícil. Muchos gobiernos en el pasado han enfrentado movimientos sociales fuertísimos cuando han hecho reformas, es un tema muy caliente”, estima.

Tras reformar el código laboral y el sector ferroviario por decretos, Macron tendrá esta vez que buscar aliados sociales para reformar, piensa Romain Pasquier, profesor del Instituto de Ciencias Políticas de Rennes: “El problema de Macron es reformar sin fuerzas sociales a su lado. Necesita encontrar aliados para que esta reforma se implemente, si no hay un riesgo de ser aislado políticamente, socialmente”.

Macron, ¿un presidente normal?

A nivel político, ya pasó la tormenta del caso Benalla. Pero el revuelo causado por el comportamiento violento de su ex consejero de seguridad, ha dañado la imagen de Macron, que dio la impresión de protegerlo. Y los partidos de oposición, aunque débiles, recuperaron aliento.

“Aparece ahora como un presidente francés como los otros. Es decir que es un sistema muy jerárquico, con un presidente que es casi un rey constitucional: la división de los poderes no es tan grande en Francia, y el sentimiento de novedad de Emmanuel Macron, un personaje que viene desde afuera del sistema político tradicional, lo cual ha sido una condición de su éxito en la campaña presidencial, ahora es pasado”, concluye Yves Sintomer.

En su segundo año en el poder, Macron y el gobierno de Edouard Philippe también enfrentarán su primera prueba en las urnas, con las elecciones europeas de mayo de 2019.

En Gaza, ya se sienten las consecuencias de los recortes de EE.UU. a la UNRWA

Génova, la caída del puente, mezcla de fallas técnicas y debilidad del Estado

Álvaro Leiva: ‘Salimos de Nicaragua porque no garantiza el derecho a la vida’