rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Revistas de prensa Francia Transportes París

Publicado el • Modificado el

El mal momento del transporte aéreo y ferroviario en Francia

media
Un Airbus A321 de Air France llega al Aeropuerto de Roissy-Charles-de-Gaulle. REUTERS/Christian Hartmann/File Photo/File Photo

Le Figaro y Libération dedican titulares de primera plana a los problemas de Air France con titulares alarmistas. "Air France: como un avión sin alas", dice el titular de Libération mientras que Le Figaro habla de un "avión sin piloto". Y no lo dice en sentido figurado puesto que desde hace meses la aerolínea francesa no tiene gerente.

Air France, con piloto automático

En efecto, hace tres meses, en plena huelga de pilotos, renunció el presidente de la compañía y hasta ahora no ha sido posible encontrar un sucesor. De manera que la empresa está funcionando con piloto automático en medio de las turbulencias puesto que el conflicto social no se ha solucionado del todo. Los pilotos amenazan con otra huelga en septiembre y la situación financiera de la compañía se deteriora aceleradamente. "Las cuentas están en rojo como consecuencias de las huelgas", subraya Le Figaro y en su editorial comenta que la historia de Air France puede terminar en drama porque el sector del transporte aéreo se ha vuelto muy competitivo.

El diario conservador estima que el Estado francés, principal accionista de Air France, debería vender su parte. Y Libération revela que eso estuvo a punto de suceder la semana pasada pero que finalmente, el Estado desistió de ceder sus acciones al grupo hotelero Accor que desde hace años sueña con entrar en el capital de Air France.  "Lo único claro es que es urgente tomar una decisión y una decisión que no provoque más catástrofes para la aerolínea", advierte el editorialista de Libération.

El "verano maldito" del transporte ferroviario

Además de los problemas de Air France, el Estado tiene que hacer frente a los problemas recurrentes del transporte ferroviario, según comenta Le Figaro que habla de un "verano maldito" en materia de transporte público ferroviario en Francia porque nunca antes se habían acumulado tantos incidentes.

Pasajeros esperando en la Estación de Montparnasse, París, el 27 de julio de 2018. GERARD JULIEN / AFP

El pasado fin de semana, precisamente cuando cientos de miles de franceses iniciaban sus vacaciones, un problema eléctrico paralizó durante varios días la estación de trenes de Montparnasse. Más de cien mil personas se vieron afectadas. El diario cita otro ejemplo, esta vez en el metro parisino: el martes pasado al final del día, en tren de la línea 1 de metro se detuvo bruscamente dentro del túnel. Después de horas de espera, los pasajeros tuvieron que salir caminando del túnel hasta la estación más cercana, sin ninguna explicación por parte de los responsables del servicio.

Autolib y Vélib, historia de un fracaso

Le Figaro comenta que a estos problemas del transporte público se suma el cierre de Autolib, el servicio de automóviles eléctricos compartidos, esos autos que los parisinos podían alquilar para hacer un trayecto en cualquier momento del día o de la noche y que dejó de funcionar el martes pasado. Y el fiasco de Vélib, las bicicletas puestas a disposición de los parisinos cuyo proveedor cambió en enero pasado y desde entonces el servicio no funciona correctamente. "Y todo esto en momentos en que las autoridades hacen todo para incitar a la gente a no usar los automóviles individuales" comenta con un dejo de ironía Le Figaro.