rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Macron también sudó la camiseta

Por Asbel López

Cuando los proyectores se enfocan e los campeones del Mundial Rusia 2018, ¿qué puede esperar Macron de este triunfo? Por el momento puede reclamar un triunfo hecho casi a la medida de su propio liderazgo así como subir en las encuestas de popularidad como lo hizo Chirac en el 98, dicen expertos.

“El mandatario francés se fija unos objetivos y se lanza a conseguirlos como un conquistador con el lema: ‘una competencia solo es exitosa si se gana’. El entrenador francés Didier Deschamps piensa igual", dice Anthony Lattier, periodista político del servicio en francés de RFI.

"Macron es, además, optimista. Hace unos días, cuando los franceses dudaban, el presidente le decía a la gente en la calle: ‘No se preocupen, vamos a ganar, tengo confianza en Deschamps y en la juventud de nuestros jugadores. Estos son, por supuesto, mensajes políticos, de conquistador, de confianza en la juventud, lo que él mismo encarna”, agrega Lattier.

Lo que no es sin embargo evidente es que el presidente Macron logrará sacar provecho político de esta copa mundial.

“Aún es muy pronto para saber si Macron ganará algunos puntos de popularidad en las encuestas gracias al triunfo de la selección francesa de fútbol", estima Carole Gomez, investigadora del IRIS, Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas.

"Lo que sí es cierto es que el presidente francés logrará sacar un provecho político. No sólo en materia de política interna, sino también a nivel internacional. Este fenómeno ya ocurrió cuando Francia ganó la primera copa mundial de fútbol en 1998: Jacques Chirac, presidente en ese entonces, ganó más de 17 puntos de popularidad en las encuestas. Es probable que este año ocurra algo similar con Macron. En todo caso, podemos decir que ‘Macron ha sudado la camiseta’: acompañó de cerca a la selección rancesa. Incluso estuvo presente anoche en el Estado para la final”, agrega.

Se dice que la selección francesa de fútbol es un modelo de integración, ya que hay varios jugadores nacidos en Francia de padres extranjeros. ¿Es posible que esto tenga un impacto positivo en este frente?

“También es muy pronto para saber si esta imagen positiva de la integración se mantendrá a largo plazo, si esta victoria en la Copa Mundial de fútbol tendrá algún efecto positivo en materia de política social”, opina Carole Gómez.

“Pero en todo caso el mensaje que ha dado esta selección francesa de fútbol –un equipo relativamente joven, muy dinámico y voluntarista – es muy positivo. Este mensaje puede ser muy bien recibido en todos los segmentos de la población, jóvenes y adultos, en las ciudades y en el campo, sin importar el origen social de la gente. Esto es al mismo tiempo muy interesante y muy importante. Sobre todo teniendo en cuenta que los mismos jugadores tuvieron mucho cuidado en la comunicación. En varias ocasiones, los jugadores de la selección franceses entonaron la divisa republicana: ‘Viva la Republica, viva Francia”. Esto es algo que puede parecer superficial pero que no lo es en absoluto a nivel simbólico. Esto es algo que pueden recordar siempre los más jóvenes, chicas y chicos. Todos ellos pueden considerar a esta selección de fútbol como un modelo, al mismo nivel del respeto que siente por la bandera francesa y lo que ésta representa. En varias ocasiones, los jugadores de la selección francesa repitieron en sus declaraciones la divisa republicana: ‘Viva la Republica, viva Francia”, demostrando su apego a los valores franceses", subraya.

En cuanto a los que dicen que la selección de fútbol de Francia es, en realidad, africana, esta investigadora especializada en el impacto del deporte en las relaciones internacionales estima que es un juicio fuera de lugar.

“Más que torpe, es un comentario profundamente racista que no refleja la realidad del equipo francés. Es injusto con la selección francesa de fútbol porque, si bien es cierto que los padres de algunos de ellos son de origen extranjero, todos ellos son franceses. Lo importante, lo que realmente cuenta, es la nacionalidad. Y todos ellos han vivido toda su vida en Francia y han sido formados en Francia. Si uno se enfocara solamente en el origen de las personas, entonces se daría cuenta de que en Francia la casi totalidad de la gente tiene un padre o un abuelo extranjero. No, en realidad, lo importante es que ayer ganaron los franceses sin importar el origen de sus padres o abuelos”, concluye Carole Gómez.

 

En Gaza, ya se sienten las consecuencias de los recortes de EE.UU. a la UNRWA

Génova, la caída del puente, mezcla de fallas técnicas y debilidad del Estado

Álvaro Leiva: ‘Salimos de Nicaragua porque no garantiza el derecho a la vida’