rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Terrorismo Islamismo

Publicado el • Modificado el

Francia enfrenta la excarcelación de 500 islamistas antes de finales de 2019

media
El primer ministro Edouard Philippe (Izq) saluda a policía que vigilan la inmediaciones de la Torre Eiffel, el 1 de noviembre de 2017. REUTERS/Christian Hartmann

La liberación en los próximos meses de yihadistas condenados por terrorismo o delincuentes radicalizados preocupa a las autoridades francesas. Según París los exconvictos serán objeto de una vigilancia particular de la Inteligencia.


Unos 50 individuos condenados por terrorismo y unos 450 encarcelados por delincuencia común podrán volver a pisar las calles de Francia antes de finales de 2019.

Entre los condenados por terrorismo, “una veintena salen este año y luego una treintena el año que viene”, indicó la ministra de Justicia Nicole Belloubet, en declaraciones a BFM TV y RMC Info.

Entre los detenidos por delincuencia, 450 saldrán de prisión en 2019, confirmó Belloubet.

El primer ministro Édouard Philippe prometió un seguimiento “sin ingenuidad” de estos individuos, mientras el fiscal de París François Molins admitió una preocupación “mayor” por esta situación.

Sobre el monitoreo de estas personas, la ministra de Justicia afirmó que existe un seguimiento constante. “Anticipamos su salida y los seguimos de manera extremadamente precisa”, sostuvo.

“Los servicios de inteligencia penitenciaria elaboran expedientes transmitidos a los servicios de seguridad interior o de inteligencia territorial”, agregó.

El seguimiento varía en función de los perfiles de los exconvictos, que pueden representar una amenaza a corto o mediano plazo, en Francia o en Oriente Medio, así como dedicarse al proselitismo islamista.

Desde los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París, los grupos de evaluación departamental (GED) aglutinan a los representantes de la policía, de la inteligencia penitenciaria e Interior, de Justicia, Educación, servicios sociales, etc.

Estos grupos evalúan la peligrosidad de los individuos y su evolución, coordinando las informaciones entre los distintos servicios de seguridad y la justicia, que pueden imponer a los islamistas condenados un control socio-judicial a partir de su liberación.

Asimismo, se prevé la expulsión de extranjeros radicalizados en el momento de su liberación.