rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Malí Inmigración Emmanuel Macron

Publicado el • Modificado el

El 'Spiderman' maliense obtiene permiso de residencia en Francia

media
Mamoudou Gassama, 22 años, originario de Mali tras ser recibido por el presidente Macron en el Elíseo. Thibault Camus/Pool via Reuters

El joven maliense sin papeles que se hizo famoso el sábado al escalar un edificio para salvar a un niño en París recibió este martes un permiso de residencia. Es la primera etapa antes de obtener la nacionalidad francesa prometida por el presidente Emmanuel Macron, quien agregó que es una excepción por su “acto de heroísmo”.


Los más críticos dirán que cuando Francia quiere, puede.

Es la experiencia que está viviendo Mamoudou Gassama, 22 años, el "hombre araña" llegado a París en septiembre 2017 luego de una penosa travesía desde Mali, que incluyó el peligroso cruce del Mediterráneo, y quien en un tiempo record, menos de 48 horas, ha visto solucionado su situación de indocumentado.

El joven maliense fue aclamado como un "héroe" en Francia después de que un video, visto por millones de personas en el mundo en las redes sociales, mostrará cómo escalaba sin pensarlo cuatro plantas de un edificio tras ver a un niño que colgaba en el vacío, aferrado a un balcón.

El lunes fue recibido en el Palacio del Elíseo por el propio presidente Emmanuel Macron quien le prometió que sería rápidamente naturalizado francés. De entrada, "todos los papeles van a ser regularizados", afirmó Macron. Pero el jefe de Estado le propuso además iniciar los trámites para obtener la nacionalidad francesa.

Gesto heróico y regularización exprés excepcional

"No pensé en nada, pensé en salvarlo y gracias a Dios lo salvé", repite el joven desde el sábado en cada uno de los medios de comunicación al que es invitado. Su caso se ha hipermediatizado.

"Es una acción excepcional, un acto de heroísmo. Quise que se pudiese tomar una decisión excepcional con usted", le dijo el presidente quien agregó que se trata de una excepción ya que como migrante, es decir como no solicitante de asilo, no debería ser regularizado.

En realidad, si se aplicara al pie de la letra la legislación migratoria que defiende Macron, Gassama sería probablemente expulsado, dice Marc Bassets en el diario El País.

"No podemos darle documentación a todos los que vienen de Malí, de Burkina Faso. Cuando están en peligro se les da asilo, pero no por razones económicas", dijo. "Pero en lo que lo concierne, usted hizo algo excepcional. Aunque no lo haya pensado, es un acto de coraje y de fuerza que merece la admiración de todos", le dijo el presidente.

Tras recibir este martes el permiso de residencia de manos del prefecto del departamento de Seine Saint-Denis, en la periferia norte de París, Gassama firmó un contrato de 10 meses para llevar a cabo un servicio cívico en la Brigada de Bomberos de París.

(con AFP)