rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Noticias de América
rss itunes

Argentina: Habla el último testigo del caso Sandoval

Por RFI

La corte de casación, la más alta instancia judicial francesa, confirmó este jueves la extradición de Mario Sandoval, un expolicía reclamado en Argentina por la desaparición de un estudiante durante la dictadura militar.

Carlos Loza tenía 23 años cuando fue secuestrado por militares argentinos. Junto a tres compañeros lo llevaron a la Escuela Mecánica de la Armada (ESMA), en Buenos Aires. Se cree que por ese centro de tortura pasaron unas 5 000 personas durante la dictadura militar. En ese lugar los cuatro chicos vivían en medio de una amenaza de muerte permanente.

Una noche, cuando toda esperanza parecía perdida, escucharon una voz que provenía del otro lado del tanque: “soy preso como ustedes y van a quedar en libertad”, era la voz de Hernán Abriata. Este fue el primer contacto entre Loza y Abriata. El último fue el 6 de enero de 1977, día en el que “algunos fueron liberados y a otros los desaparecieron. “Cuando a nosotros nos sacan de ahí Hernán ya no estaba en el lugar”, asegura Carlos Loza.

Antes de separarse hicieron un pacto en el que los sobrevivientes se comprometieron a contar todo lo vivido para evitar la impunidad. Varios testimonios implican al expolicía Mario Sandoval en la desaparición de Hernán Abriata el 30 de octubre de 1976 por lo que la justicia argentina lo buscaba.

Tras el fin de la dictadura en la década de los 80, Sandoval se exilió en Francia y obtuvo la nacionalidad francesa en 1997, lo que no impide su extradición ya que no era francés en la época de los hechos. Por eso en 2012 el juez Sergio torres de argentina solicitó su extradición.

En 2017, la Corte de apelación de Versalles emitió un fallo favorable a la extradición a Argentina de este exoficial, pero Sandoval presentó un recurso de casación para anular la sentencia.

Esta semana la Corte de Casación, máxima instancia judicial francesa, confirmó su extradición que solo puede ejecutarse mediante un decreto del primer ministro francés.

Tras la desaparición de Hernán Abriata, hace 41 años, el único consuelo de su familia será ver que su verdugo sea juzgado en Argentina.

 

 

Perú: Congreso aprueba ley que limita obtener recursos económicos a los medios

Masaya: la situación ‘es de profunda crisis de violación a derechos humanos’

La ONU pide a EEUU que deje de separar a los niños inmigrantes de sus padres

Guatemala: la erupción del volcán deja más de un millón y medio de damnificados

Escándalos de abusos sexuales: un terremoto en la Iglesia católica chilena