rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
  • Francia: Franck Riester, nombrado ministro de Cultura. Reemplaza a Françoise Nyssen.
  • Francia: Christophe Castaner, nombrado ministro del Interior.

Mayo del 68 Francia Historia protestas

Publicado el • Modificado el

Recuerdos de Mayo del 68: 'Los estudiantes y los obreros se juntaron para pedir libertad'

media
El 17 de mayo de 1968, Aimé Halbeher, arenga ante los obreros de la fábrica Renault-Billancourt. Archives personnelles d'Aimé Halbeher

[Serie] En este episodio de nuestra serie radial difundimos el testimonio de Aimé Albeher, una figura del mundo sindical de los años 60. Mayo del 68 también dio lugar a la huelga general más importante que vivió Francia en el siglo 20: once millones de trabajadores cesaron el trabajo exigiendo mejores salarios y condiciones laborales.


Eran estudiantes, activistas, anónimos, artistas, franceses, extranjeros u obreros.  En esta serie radiofónica, RFI recogió los recuerdos de varios actores de esta efervescencia política y artística que vivió Francia durante el 68.

El bastión obrero y sindical de la época era la fábrica de automóviles Renault en Boulogne, en las afueras de Paris. Ahí dirigía la huelga el obrero Aimé Albeher, quien hoy tiene 82 años y relata cómo se vivió aquella huelga histórica en mayo-junio del 68. Una entrevista de David Baché.

"Yo considero que el movimiento estudiantil del 68 dio confianza a los trabajadores y fue un catalizador del movimiento social que progresaba de mes en mes. Los dos movimientos se juntaron hacia una reivindicación: la libertad. Se trataba de libertad de expresión, de ser reconocidos como ciudadanos en las empresas y en las universidades.

Tuvimos grandes discusiones durante los 33 días de ocupación de la fábrica. Descubrimos que los obreros estaban orgullosos de ellos mismos, estaban alegres, mientras que durante años agachaban la cabeza y eran inquietos. Durante las ocupaciones hubo bufets, venían cantantes, había torneos de deportes de petanca, de ping pong, de voleyball, una fiesta que duró 33 días.

Fue una fiesta exitosa. La huelga permitió no solo obtener el aumento de los sueldos y el regreso a las 40 horas sin pérdida de salario, sino que permitió además obtener en nuestra empresa el fin de las remuneraciones en función de las máquinas. Nosotros obligamos a la empresa pagar a los empleados en función de su competencia y de su experiencia. También logramos la supresión de los contratos temporales. Cada 6 meses se despedían a 3000 empleados y contrataban a otros 3000.

Muchos obreros eran migrantes. Obtuvimos que fueran contratados plenamente para acabar con estos contratos casi esclavistas. Los traían de Marruecos, Túnez y Argelia, los ponían en hogares de trabajadores aquí en Francia y al cabo de 6 meses de trabajo, los mandaban de vuelta a su país."