rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Eurovisión Inmigración

Publicado el • Modificado el

Eurovisión: Francia canta ‘Mercy’, un tema inspirado en la tragedia de los migrantes

media
El dúo francés Madame Monsieur. RFI/Marie-Line Darcy

En esta edición del certamen, Francia compite en Lisboa con una canción del dúo Madame Monsieur que alude a los bebés que nacieron en el Mediterráneo mientras sus madres trataban de alcanzar las cosas europeas.


Mercy, la bebé que inspiró la canción del dúo francés que concursa el sábado en Eurovisión, es uno de los 35 bebés que han nacido en los últimos años en embarcaciones que rescatan a los emigrantes, sin patria ni documentos.

Cantada por la pareja "Madame Monsieur", la canción Mercy es un homenaje a esos bebés que, como dice la letra, nacieron "en medio del mar, entre dos países" y que representan la vida, el deseo de vivir pese a tantas dificultades, a las guerras de las que huyeron sus madres, a las ondas del mar.

Mercy, Newman, Francesca, Favour, Desiré, Alex, Salvatore, Sophia, Idriss, Ibrahim ... todos nacieron en un buque militar, privado o humanitario, mientras eran rescatados en pleno Mediterráneo.

"Tratamos siempre de evacuar primero a la madre encinta para que dé a luz a tierra, porque a bordo no es posible hacer frente a las complicaciones", explicó a la AFP Giulia Marinig, entre los doctores de Dattilo, uno de los buques de la guardia costera italiana.

El 3 de octubre del 2016, la joven médica asistía al rescate a un millar de inmigrantes, cuando detectó a una mujer con contracciones.

"Casi no había tiempo, el bebé nació en menos de 45 minutos", cuenta.

Mientras el buque se dirigía hacia Italia, otra mujer dio a luz a una niña y una tercera otro bebé al llegar al puerto. Al menos 30 mujeres estaban encinta en esa embarcación.

Pese a que esas madres yacen en el piso y las cunas de sus bebés son simples cajas de plástico, esos nacimientos representan un rayo de luz en medio de jornadas negras con más de 10.500 inmigrantes rescatados y unos cincuenta ahogados.

Para los socorristas se trata de una experiencia tan emocionante, que inclusive la Unión Europea bautizó la operación naval Sophia en homenaje a una pequeña nacida en agosto de 2015 sobre un barco alemán.

- Cuestión de probabilidades -

Desde el año 2014, casi 80.000 mujeres han llegado por vía marítima a Italia, sin contar las adolescentes menores. La mayoría son jóvenes y muchas están embarazadas, aunque no hay estadísticas al respecto.

"Conocí a muchas mujeres que habían sido violadas en los campos de detención de Libia o que vendieron sus cuerpos para poder partir en las lanchas", sostiene Marina Kojima, una partera japonesa que pasó varios meses en el barco humanitario Aquarius fletado por SOS Mediterráneo y Médicos Sin Fronteras.

Muchas migrantes inician la travesía con un bebé recién nacido después de haber atravesado el desierto embarazadas y vivido en Libia en condiciones terribles. Para otras el parto en el mar es otra pesadilla.

- ¿Ius soli o derecho de suelo? -

De acuerdo con la ley marítima, se considera que los niños nacidos en alta mar nacieron en el país en donde está registrada la embarcación.

Muchas son embarcaciones con bandera de Italia, pero el haber nacido en su suelo no le da el derecho a tener la nacionalidad de país donde se nace.

Mercy y su madre fueron alojadas a un centro de acogida en Sicilia, el más grande de Europa, en donde cientos de personas esperan una respuesta a su solicitud de asilo.

Francesca, Newman y Favor, nacidos en el Aquarius en 2016, corrieron con más suerte: los padres fueron recibidos en pequeñas estructuras que les dieron soporte legal para los papeles, clases de italiano, formación, vivienda independiente ...

Siguiendo el consejo de los marineros alemanes, la madre de Sophia pidió asilo a Alemania.

Todas las madres tienen una sola esperanza: que sus hijos vayan a la escuela para que tengan una vida menos precaria de lo que fue su nacimiento.

AFP