rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia

Publicado el • Modificado el

Comienza la explusión de la zona ocupada contra el aeropuerto de Nantes

media
Ocupantes de la ZAD REUTERS/Stephane Mahe

El proyecto de aeropuerto al que se oponían varios centenares de manifestantes anticapitalistas y ecologistas fue abandonado en enero. La operación de desalojo arrancó a las tres de la madrugada y ya ha dado lugar a choques entre los gendarmes y algunos habitantes de la denominada ZAD. 


Gases lacrimógenos y granadas ensordecedoras contra proyectiles y cócteles molotov... La operación de desalojo arrancó a las tres de la madrugada y ya ha dado lugar a choques entre los gendarmes y algunos habitantes de la denominada ZAD, "Zona A Defender".Se trata de una operación policial de envergadura que podría demorar varios días y movilizar un total de 2.500 gendarmes.

Las fuerzas del orden quieren recuperar la ruta 281, obstruida desde hace años con carros abandonados, barricadas y neumáticos. También habrá que desalojar "una cuarentena de edificaciones" ilegales, informó el ministro del Interior.

 

El proyecto de aeropuerto al que se oponían varios centenares de manifestantes anticapitalistas y ecologistas fue abandonado en enero. El gobierno les dio entonces dos meses para evacuar los campos ocupados, terrenos que son propiedad del Estado francés y de la provincia y que quieren vender.

Pero la mayoría de los militantes de la ZAD rechaza presentar proyectos agrícolas individuales para regularizar su situación. Defienden formas colectivas de cultivo y otros proyectos.

 

 

El modelo de los militantes de la ZAD

Una vez la Administración francesa renunció al aeropuerto, la finalidad de la ocupación reside en preservar el espacio de experimentación social construido durante casi una década en la ZAD. Se trata de un ensayo de utopía de lo real, regido por una democracia asamblearia e inspirado en el ecologismo y las teorías del decrecimiento. 

Descrita como una agricultura comunista y ecológica, el modelo agrícola de la ZAD compagina pequeños terrenos que pueden ser cultivados por unas pocas personas u otros de más extensión labrados de manera colectiva. Los cereales, verduras o frutas obtenidos se destinan sobre todo al autoconsumo. Pero también utilizan los excedentes para ofrecer banquetes gratuitos a colectivos, como los refugiados que buscan cobijo en Nantes o los movimientos en contra de la reforma laboral de 2016.

 

También han creado una cooperativa para compartir las herramientas agrícolas y un grupo de gestión colectiva de los espacios boscosos. Una biblioteca, una panadería, una escuela para enseñar a construir, la redacción de un semanario… Es casi terminable la lista de actividades que realizan los habitantes de la ZAD. Y ahora preparaban la puesta en marcha de una tienda de comestibles solidaria.Con la expulsión habrá que ver en qué queda todo ello.