rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Transportes huelga

Publicado el • Modificado el

El gobierno francés, determinado a proseguir la reforma del sistema ferroviario

media
El primer ministro francés Edouard Philippe reafirmó la voluntad del gobierno de proseguir con la reforma del sistema ferroviario. Eric FEFERBERG / AFP

El primer ministro Edouard Philippe afirmó este jueves que pese al paro que afecta fuertemente a la empresa estatal de trenes SNCF, el Ejecutivo seguirá adelante con su programa y que no negociará el fin del estatuto de los empleados ferroviarios para los nuevos trabajadores.


El primer ministro francés Edouard Philippe aseguró este jueves, dos días después de fuertes manifestaciones, que seguirá adelante con la reforma del sistema ferroviario francés.

“Estamos determinados a poner en marcha esta reforma”, dijo en declaraciones a la radio pública France Inter.

Lea también: Liberalización ferroviaria: Francia mira hacia sus vecinos europeos

Philippe recalcó que pese a querer que la huelga sea “lo menos larga posible” no está dispuesto a transigir en uno de los puntos principales del proyecto combatido por los sindicatos: el fin estatuto del empleado ferroviario para los nuevos contratos. “No es negociable”, sostuvo.

La fecha sobre el fin de la contratación con el estatuto ferroviario deber salir de las negociaciones entre el gobierno y los sindicatos, que deben continuar hasta finales de abril.

En cuanto a la deuda de la empresa ferroviaria estatal SNCF, que los sindicatos piden que absorba el Estado, Philippe indicó: “No quiero comprometerme mientras, por ahora, nada ha cambiado sobre el funcionamiento de la SNCF”.

La deuda de la SNCF es de 47.000 millones de euros y crece unos 3.000 millones de euros por años. Si el Estado de hace cargo de ésta, al menos en parte, supondría un aumento del déficit público, poniendo en riesgo los objetivos de equilibrio de las cuentas públicas de Francia.

Entretanto, los sindicatos persisten en una huelga de desgaste que deber extenderse, con interrupciones, hasta finales de junio.

Las dos primeras jornadas de huelga, el martes y el miércoles, afectó fuertemente el tráfico. Apenas uno de cada siete trenes de alta velocidad (TGV) y uno de cada cinco trenes regionales operaban este miércoles, según las previsiones de la dirección de la empresa ferroviaria estatal (SNCF), que indicó que cerca del 30% de sus empleados participaban en la segunda jornada de huelga, un poco menos que la víspera.

El martes, en la primera jornada de huelgas, solo circuló un TGV de cada ocho y un tren regional de cada cinco, por lo que muchos franceses optaron por trabajar desde su casa.

La huelga provocaba también enormes atascos alrededor de las principales ciudades del país. Este miércoles hacia las 05H30 GMT se contabilizaban embotellamientos de 350 kilómetros en la región parisina, es decir el doble de lo habitual.

Los ferroviarios protestan contra la supresión del estatuto especial de sus trabajadores para los nuevos contratados, la apertura del servicio de ferrocarril a la competencia y la transformación de la empresa en sociedad anónima, lo que, según ellos, abre la vía a una futura privatización, algo que niega el gobierno.