rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia huelga Emmanuel Macron

Publicado el • Modificado el

Trabajadores ferroviarios reivindican primer triunfo en huelga

media
En Marsella, un usuario que apoya la huelga, 4 de abril de 2018. REUTERS/Jean-Paul Pelissier

Los franceses se preparan para vivir una segunda jornada de una huelga en el transporte ferroviario que podría extenderse durante tres meses. El tráfico estuvo muy perturbado la víspera y muy probablemente ocurrirá lo mismo este miércoles.


“El primer asalto lo han ganado los trabajadores ferroviarios”, titula hoy el diario de izquierda L’Humanité, retomando el sentimiento general de los huelguistas que lograron paralizar buena parte del tráfico ferroviario la víspera.

La primera jornada de huelga es “masiva”, afirmó el sindicato CGT y perturbó un sistema de transporte que usan a diario 4,5 millones de personas en este país.

Un trabajador ferroviario de cada tres (34%) estaba en huelga y hasta más de tres de cuatro conductores de tren (77%), afirmó la dirección de la SNCF, la compañía nacional de ferrocarriles.

“Se demostró que hay un gran descontento y el gobierno debería abrir los ojos”, dijo por su parte Jean-Pierre Martínez, patrón de la central obrera CGT.

Otros, como el líder de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, confían en que sea “el inicio de un pulso social sin precedentes” en Francia.

Pero el conflicto será largo. Los propios sindicatos anunciaron una huelga hasta finales de junio a razón de dos de cada tres días, un ritmo que permite un máximo de desorganización y supone un desafío mayor para el presidente Emmanuel Macron y su voluntad de reformar el país.

El gobierno se muestra abierto al diálogo pero firme. La ministra de Transporte, Elisabeth Borne afirmó: “Mi actitud es de diálogo. Los sindicalistas deben proseguir con el dialogo porque el diálogo produce resultados. No es cierto, como dicen algunos sindicalistas, que las cosas no avanzan”.

La opinión pública, por su parte, está mayoritariamente en contra de la huelga. Pero hay un dato alarmante para Macron: en dos semanas, el apoyo a la huelga subió de 42% a 46%.

El gobierno Macron podría correr la misma suerte de otros antes que el suyo: retroceder ante la SNCF.

Los sindicatos de la compañía de ferrocarriles SNCF protestan contra un proyecto del gobierno que quiere poner fin al estatuto de sus trabajadores que, al igual que el de la función pública, garantiza un empleo de por vida.

Protestan también por la apertura del servicio de ferrocarril a la competencia y la transformación de la empresa pública en sociedad anónima, lo que, según ellos, abre la vía a una futura privatización, algo que el gobierno niega.