rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Partido Socialista izquierda política

Publicado el • Modificado el

Olivier Faure, la nueva cara que busca resucitar al socialismo francés

media
Olivier Faure, elegido Primer Secretario del Partido Socialista francés, en el palacio de Solferino, el cuartel general del PS en París. REUTERS/Philippe Wojazer

Los militantes del decaído Partido Socialista (PS) de Francia han elegido a su nuevo jefe. A partir del 7 de abril, Olivier Faure liderará un bloque que, después de cinco años de oficialismo, pasó a ser casi anecdótico. ¿Qué retos tendrá que afrontar para ayudar al PS a renacer de sus cenizas?


Muchos franceses desconocen a Olivier Faure, diputado del departamento Seine-et-Marne, pero en el seno del Partido Socialista es una figura destacada. Durante la dirección de Jean-Christophe Gambadelis, el previo líder, Faure fue el portavoz oficial del partido. También fue consejero de la ex ministra Martine Aubry y de François Hollande, cuando éste dirigía el partido.

Elegido por 35.000 militantes socialistas el jueves 29 de marzo, Olivier Faure tomará sus funciones el 7 de abril, pero ya ha empezado a expresar su visión del PS post elección de Macron. Tras el voto, el diputado insistió en que quiere llevar a cabo una política "muy de izquierda pero también muy realista".

Una de las razones del agotamiento del histórico partido de la rosa radica en que, durante el mandato de François Hollande, gran parte de sus figuras pilares se desplazaron ideológicamente hacia la derecha. Muchos franceses de izquierda y miembros del PS se indignaron al ver el antiguo Primer ministro, Manuel Valls, implementar o proponer medidas sociales y de seguridad tradicionalmente defendidas por el partido de derecha Los Republicanos. 

Recordemos que Manuel Valls había impulsado la controvertida reforma laboral 'El Khomri' y había promovido retirar la nacionalidad francesa a autores de crímenes terroristas. También impulsó la ley de inteligencia, un dispositivo de vigilancia a gran escala. Olivier Faure siempre manifestó su oposición a esta orientación. 

Antiguos socialistas, nuevos horizontes

La atomización del PS se concretizó tras les elecciones que llevaron a Emmanuel Macron y luego a su movimiento político al poder en 2017. Algunas de las caras más conocidas del PS trataron de acercarse a La Republica en Marcha (LREM) de Macron. Fue el caso con Valls, quién abandonó el PS sin contar con el rechazo de LREM al querer presentarse como candidato del movimiento en las legislativas de 2017.

Según el diario Le Monde, 90 antiguos diputados del Partido Socialista se presentaron a las elecciones legislativas bajo la nueva bandera de Macron. 

Otros políticos dejaron el PS para fundar o integrar movimientos más alternativos. El candidato socialista en las presidenciales y antiguo compañero de casa de Faure, Benoît Hamon, lanzó su formación Generación.s, de tendencia progresista y ecologista, y se llevó con él algunos diputados europeos.

Retos de la izquierda

"Los franceses van a estar sorprendidos cuando vean, en los próximos meses, un verdadero renacimiento de nuestros militantes, de las federaciones, de los representantes", aseguró Olivier Faure. 

Uno de los principales retos para el PS es justamente tratar de recuperar afiliados, cuyos números han estado en caída libre desde 2006, pasando de 280 000 a 102 000 hoy en día, "con solo unos 20 000 activos", recuerda el diario Le Parisien. 

Otro desafío que deberá encarar Olivier Faure es la falta de ideas y propuestas propias a la izquierda socialista, cuya ideología ahora compite directamente con La Republica en Marcha por su derecha y el partido de jean-Luc Mélenchon, Francia Insumisa, por su izquierda.