rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Francia Emmanuel Macron Islamismo

Publicado el • Modificado el

Homenaje nacional a ‘un héroe francés’

media
El presidente francés Emmanuel Macron, frente al féretro del coronel Arnaud Beltrame, el 28 de marzo de 2018 en Los Inválidos, París. Fuente: Reuters.

Emmanuel Macron presidió la ceremonia de homenaje a Arnaud Beltrame, el gendarme asesinado el pasado viernes por un islamista. Encarnaba “el espíritu francés de resistencia” frente a “la agresión islamista, frente al odio, frente a la locura asesina”, subrayó el mandatario.


“Se reúne con el cortejo de los valientes que veneraba”, aseguró este miércoles el presidente francés Emmanuel Macron durante el elogio fúnebre a al coronel Arnaud Beltrame, el teniente coronel asesinado el viernes por el islamista Radoune Lakdim en un ataque reivindicado por el grupo Estado Islámico.

Beltrame, número 3 del agrupamiento de gendarmería del Aude, departamento que engloba Carcasona, se había ofrecido como voluntario para tomar el lugar de una rehén en un supermercado, antes de ser degollado por Lakdim.

“Su memoria vivirá” y “su ejemplo subsistirá”, recalcó Macron durante la ceremonia llevada a cabo en el monumento parisino de Los Inválidos.

Beltrame, de 44 años, “hacía frente a la agresión islamista, frente al odio, frente a la locura asesina, y que con él surgía en el corazón del país el espíritu francés de resistencia”, agregó el Jefe de Estado.

En la ceremonia se encontraban líderes de la oposición como Laurent Wauquiez (Les Républicains) y Marine Le Pen (Front National), así como el conjunto del gobierno y los expresidentes Nicolas Sarkozy François Hollande. También estuvieron presentes familiares de las víctimas y personas presentes durante el atentado.

Macron aludió así mismo al asesinato, el mismo viernes, de la octogenaria Mireille Knoll, “asesinada porque era judía” y fue víctima del mismo “oscurantismo bárbaro”.

Mireille Knoll vivía sola en un apartamento del este de París y según la autopsia fue apuñalada varias veces. Luego de muerta el apartamento fue incendiado.

La anciana había nacido en 1932, y logró escapar a la redada de 1942 de París contra más de 13.000 judíos huyendo con su madre a Portugal. Dos hombres fueron detenidos y acusados de "homicidio voluntario" de carácter antisemita por el asesinato.